Chilpancingo, Guerrero.- En medio de jalones y empujones, policías municipales que resguardan el ayuntamiento trataron de impedir que trabajadores del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (Suspeg), cerraran uno de los accesos para exigir al alcalde Marco Antonio Leyva Mena el pago de prestaciones.

Después de la una de la tarde un grupo de trabajadores de la sección 28 del Suspeg se concentraron en uno de los accesos del ayuntamiento que conecta con la plaza Primer Congreso de Anáhuac, en el lugar los policías trataron de impedir que cerraran el lugar lo que generó empujones y jalones con los trabajadores quienes lograron bloquear la puerta.

En el lugar, el dirigente de la sección 28 del Suspeg, Natividad Adame Martínez denunció que vía telefónica el alcalde le advirtió que liberara el ayuntamiento o de lo contrario lo denunciaría por secuestro ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Los trabajadores exigieron el pago del bono del Día del Servidor Público, cuotas sindicales, gastos funerarios, estímulos por antigüedad, a mil 800 empleados, deuda que ascienden a por lo menos 18 millones de pesos.

“Ya no aguantamos la situación que estamos atravesando. Le marqué el alcalde para preguntarle a qué horas podría depositar las prestaciones que nos debe y me contestó que liberáramos el ayuntamiento o acudiría a la fiscalía a poner una denuncia por secuestro o la toma del ayuntamiento”, denunció.

Los trabajadores liberaron el ayuntamiento cerca de las cuatro de la tarde, sin llegar a ningún acuerdo con las autoridades, mañana retomaran la protesta.