Toluca, México.- Personal de la Fiscalía Especializada en Trata de Personas, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), rescataron esta madrugada a 19 mujeres, cuatro de ellas de nacionalidad extranjera, y una menor de edad, quienes presuntamente era víctimas del delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual, a través de las exhibiciones privadas de orden sexual.

Derivado de una denuncia anónima, policías de investigación emprendieron una indagatoria de gabinete y campo, en la que se logró establecer que en un establecimiento denominado Car’s Bar o Bar la Mentirozza, ubicado en Toluca, se realizaban exhibiciones privadas de orden sexual con jóvenes de apariencia extranjera, por lo que se solicitó a un juez una orden de cateo, misma que fue otorgada y cumplimentada por los elementos de la Fiscalía Especializada en Trata de Personas.

En este operativo se localizó a nueve mujeres, dos de ellas de nacionalidad venezolana, una brasileña y otra más procedente de Belice, todas mayores de edad, a las que se trasladó a las instalaciones de la FGJEM para su certificación médica e impresión psicológica.

También se encontraron 11 hombres, nueve de ellos empleados del bar y dos comensales, a los que se les trasladó a las oficinas de la Fiscalía Estatal, para recabar su entrevista en relación con lo sucedido.

En un segundo operativo, se pudo determinar que en el bar El Partenón, ubicado en Zinacantepec, de igual forma se llevaba a cabo la explotación de mujeres a través de las exhibiciones privadas de orden sexual, incluido actos de menores de edad.

Tras un cateo otorgado por un juez en línea, en el lugar fueron encontradas 10 mujeres, una de ellas menor de edad; además se encontraron 10 hombres, seis de ellos empleados del establecimiento y cuatro comensales.

La Fiscalía informó que a todas las víctimas se les brindó asistencia bajo el principio de la máxima protección, “velando de esta manera por su dignidad, libertad, seguridad y derechos humanos, protegiendo en todo momento la no-revictimización de estas, de conformidad con lo establecido por la Ley General de Trata de Personas; se les proporcionó alimentación, asistencia psicológica, médica, y jurídica”.

A las mujeres extranjeras, se les dio la asistencia consular a cada una de ellas a través del Instituto Nacional de Migración y de sus respectivas embajadas. La menor de edad fue ingresada a uno de los refugios de Trata de Personas.