Ciudad de México.-Todas las personas secuestradas por Maxim Krivosh en la mañana de este martes en la ciudad de Lutsk, en el noroeste de Ucrania, fueron liberadas después de más de doce horas de cautiverio.

"Lutsk. Todos están a salvo", escribió en Twitter el ministro de Interior ucraniano, Arsén Avákov.

Un hombre armado secuestró un autobús con diez personas a bordo en el centro de la ciudad de Lutsk, situada en el oeste de Ucrania.

"Esta mañana se ha recibido un mensaje en el 102 que decía que un hombre con cerca de 20 rehenes ha tomado un autobús con explosivos y armas en el centro de Lutsk", comentó la Policía en un primer momento, si bien posteriormente el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) precisó que solo había diez rehenes.

A continuación, las fuerzas de seguridad bloquearon el acceso al centro de Lutsk y tomaron posiciones en torno al autobús, sin que se pudiera apreciar lo que pasaba a su alrededor.

Cuando ha comenzado el secuestro se escucharon disparos. El vehículo mostró varias ventanas rotas. El secuestrador amenazó con hacer estallar dos bombas que tendría en el autobús y otro artefacto explosivo que asegura que había colocado en un lugar muy concurrido de la ciudad.

Sobre las 16.20 horas, el secuestrador llegó a lanzar lo que parecía una granada contra las fuerzas de seguridad allí desplegadas, pero el artefacto explosivo fue neutralizado sin llegar a causar ningún daño.

La Policía finalmente consiguió entablar negociaciones con el hombre. "Hemos contactado con él, estamos hablando, las negociaciones están en marcha", dijo el ministro de Interior, Arsen Avakov, en una comparecencia.

El secuestrador no solo se puso en contacto con las autoridades, también lo hizo con los medios de comunicación, a través de otro rehén, para quejarse de las informaciones publicadas sobre su persona.

Un antisistema

El Ministerio de Interior ha identificado al secuestrador como Maksim Plojoy, si bien TSN ha asegurado que su identidad real es Maksim Stepanovich Krivosh, un hombre nacido en Rusia el 6 de noviembre de 1975.

De acuerdo con este medio, el secuestrador tiene publicado un libro en Internet titulado 'Filosofía de un criminal', en el que habla de lugares en los que ha estado encarcelado y expresa sus opiniones, ya que habría sido condenado a prisión en varias ocasiones por delitos graves.

Una cuenta de Twitter que la prensa local ha atribuido al secuestrador ha publicado esta mañana una serie de mensajes en los que se expresa descontentos con el "sistema" ucraniano y exige a los altos cargos del país que admitan en un mensaje de vídeo que son "terroristas legales".

"Mi muerte no es un obstáculo para las explosiones. La verdad de las bocas de 24 salvará las vidas de cientos. Feliz Día Antisistema. No se engañen. Celebren la verdad", rezan los 'tweets'.

Además, el secuestrador ha difundido un vídeo en YouTube en el que se le puede ver armado con un fusil y vestido con camiseta y boina de color negro.
'Operación bumerán'

Poco después de comenzar el secuestro, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, informó en Facebook de que el SBU ha puesto en marcha la 'Operación Bumerán' para resolver la toma de rehenes "sin víctimas".

"Noticia alarmante desde Lutsk. A las 9.25 de la mañana un hombre ha secuestrado un autobús y ha tomado rehenes. Se han escuchado disparos y el autobús ha sufrido daños", ha contado en la red social.

Zelenski aseguró estar siguiendo el desarrollo de los acontecimientos "personalmente".

Entretanto, la Fiscalía ucraniana --citada por TSN-- ha anunciado la apertura de una investigación penal por "actos de terrorismo".