Ciudad de México.-Contemplando que ya no haya vendedores en las tribunas y estableciendo pasillos exclusivos para entrada y salida del público, la Liga Mexicana de Beisbol ya trabaja en un plan para proteger a los espectadores, jugadores y demás involucrados en este deporte que se echaría a andar en cuanto las autoridades permitan la apertura de los estadios.

Hemos estado trabajando en un documento que pretende dar todas las directrices puntuales de lo que se va a manejar y de cómo se va a manejar”, dijo Othón Díaz, presidente ejecutivo de los Diablos del México de la Liga Mexicana de Beisbol.

El directivo adelantó algunas de las medias en las que ya ha estado trabajando la liga y que se han desprendido de reuniones con funcionarios como José Luis Alomía, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal.

Estamos estableciendo medidas en los baños para tener la sana distancia y, en la parte de la compra de alimentos y bebidas, al menos por un tiempo no vamos a tener la oportunidad de tener a estos grande amigos que llevaban hasta nuestro lugar tanto los alimentos como las bebidas”, apuntó durante una conferencia de prensa virtual en la que presentaron a la compañía de telecomunicaciones AT&T como su nuevo patrocinador.

“Habrá muchas cosas que tendremos que ajustar, como los sentidos (en el que caminarán los asistentes) en los estadios; donde antes unos iban y otros venían y se encontraban de frente, era algo muy común, pero eso ya no sucederá, así que tendrán que tomar distintos carriles”.

Díaz dijo que la liga y su presidente, Horacio de la Vega, conjuntaron ideas de todos los equipos para empatarlas con lo que indican las autoridades y, además, tomaron las experiencias de otros deportes, como la Bundesliga alemana y la Liga Española, que ya retomaron actividades en los últimos días.

Dependiendo del semáforo (sanitario establecido por cada autoridad local) hay distintos criterios para establecer cuántos lugares vacíos debe haber. Hay que estar cuidando el 1.80 metros (de distancias entre personas que se establece), y evidentemente en un estadio donde hay butacas se está determinando como se cumplirá”, explicó. “En semáforos rojo y naranja no hay la posibilidad de jugar con público”.

El ‘Plan Diamante’

Para conjuntar todas las medidas que llevará a cabo, la liga creó el “Plan Diamante”, un documento que establece temas como la manera en la que se utilizarán los escenarios deportivos y cómo se harán las pruebas para el cuidado de los jugadores.

“Porque lo más importante, no solamente para Diablos Rojos sino para toda la gente que hace el deporte profesional en el mundo, es la seguridad del aficionado, la seguridad de sus jugadores y la seguridad de los que trabajan en los estadios”, recalcó Díaz.

“Todo esto ya está prácticamente escrito y se ha compartido con cada uno de los equipos; y estamos trabajando para cumplir puntualmente todo, para que tanto trabajadores, como jugadores y cuerpo técnico puedan estar seguros y haciendo uso de estas instalaciones”.

En cuanto al equipo, el directivo afirmó que los jugadores están haciendo pruebas físicas vía Zoom durante el confinamiento y ya tienen programado el inicio de la pretemporada en Oaxaca a partir del 12 de julio próximo, además de que tienen planes de realizar juegos amistosos de preparación en varias ciudades.

Todo esto es un tema que nos ha tomado por sorpresa, en el que cada minuto vamos aprendiendo cosas nuevas, y en ese sentido hay siempre un grado de incertidumbre, pero sabemos que tanto jugadores como la gente que trabaja en los estadios necesitan del público y el aplauso de la gente que siempre está con nosotros”, recalcó Díaz.


Con información de López Dóriga Digital