México.- Al menos mil 900 trabajadores del Seguro Popular resultarán afectados con la entrada en vigor del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), por posibles despidos.

En los estados de Oaxaca, Tamaulipas, Hidalgo, Michoacán y de México, las autoridades locales y los propios trabajadores revelaron la incertidumbre en la que se encuentran.

En el caso de Oaxaca, aproximadamente 300 personas que formaban parte del entonces Seguro Popular señalan que, como a nivel central no se han publicado las reglas de operación, desconocen si se les renovará el contrato laboral.

En Tamaulipas, se contabilizan 220 trabajadores que todavía esperan para conocer si serán recontratados.

"No tenemos definiciones, no sabemos el presupuesto que se va a recibir, no sabemos aún nada porque la Federación no nos ha informado aún nada”, expresó la Secretaria de Salud del estado, Gloria Molina Gamboa.

En Hidalgo, desde el 1 de enero, alrededor de 350 trabajadores que conformaban la plantilla administrativa del extinto Seguro Popular se quedaron sin empleo. Señalaron que el 31 de diciembre se les notificó que ya no serían necesarios sus servicios.

En Michoacán, las autoridades refirieron que sí prevén despidos con la puesta en marcha del Insabi.

La secretaria de Salud, Diana Celia Carpio, afirmó que la contratación de personal médico será paulatina de acuerdo al recurso que la Federación destine.

En el Estado de México serán finiquitados mil 200 trabajadores del Seguro Popular y solamente 167 de ellos, que son médicos, serán contratados por el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), que los ocupará para reforzar la atención que se da en la entidad.