México.- El cuerpo de un joven militar de 26 años de edad, integrante de las fuerzas armadas, y quien murió el pasado jueves en uno de los enfrentamientos con civiles armados en Culiacán, Sinaloa, arribó a su natal Veracruz.

“Él atendía mucho a sus abuelitos, y su abuelita, los adoraba, los venía a visitar, se quedaba, a su madrina a su padrino, los saludaba, era un niño no conflictivo, yo no podría decir a qué magnitud de noble es Freddy, es noble, es un muchachito que nos está doliendo mucho esa ida, en qué manera acabó es lo que nos está doliendo”, aseguró Angelina Medina, una de sus vecinas.

Caído en cumplimiento de su deber, el cuerpo de Alfredo llegó este sábado a casa de su abuela y familiares, donde le rendirán el último adiós en su hogar por parte de su familia, y compañeros de armas.

Alfredo, “Freddy” para sus seres queridos, dejo en la orfandad a dos menores, su familia supo de su muerte la noche del jueves, a través de una llamada telefónica

“Me dice Freddy, ay no para mí fue una bomba, fue una cosa, no puedo explicarlo la verdad, es muy doloroso”, expresó Angelina Medina.

Su cuerpo llegó vía aérea a la Base Aeronaval y posteriormente fue trasladado a su domicilio, ubicado en la zona norte del puerto de Veracruz, en donde familiares, amigos y vecinos le esperaban.