Una pistola con forma y tamaño de un smartphone saldrá a la venta en Estados Unidos, a mediados de 2016, dicha arma tendrá la capacidad para dos balas calibre .380.

Su creador Kirk Kjellberg, en Monticello, Minesota cree que es la mejor manera de portar un arma sin molestar al resto de las personas.

“Concebida ingeniosamente para que se parezca a un smartphone, esta pistola se abre y está lista para disparar con sólo quitar el seguro” comentó Kjellberg.

A pesar de que el arma todavía ha salido a la venta, ya se han manifestado en contra; el director de la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales, Bill Johnson dijo recientemente al canal de noticias CNN que "el concepto de un arma camuflada, que en apariencia no luce como un arma, es una fuente de preocupación".

El precio estimado de la pistola es de 395 dólares.