Ciudad de México.- La tarde del 3 de diciembre, elementos de la policía capitalina detuvieron a una mujer de 25 años que pretendía transportar a Puebla el cadáver de su hijo de cinco años envuelto en una bolsa de plástico y una cobija. Silvia "N" declaró que el niño falleció a causa de una enfermedad que padecía desde hace meses, pero tenía intenciones de sepultarlo en Puebla, de donde es originaria. La mujer iba a acompañada de su pareja. Cuando los paramédicos acudieron al lugar, confirmaron la recién muerte del niño, pero la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México abrió una investigación que determinó que su fallecimiento se debió a causas médicas.