El enviado de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, logró alcanzar una nueva tregua humanitaria para llevar asistencia a millones de afectados por el conflicto armado, cuyos detalles dará a conocer en las próximas 24 horas.

El alto el fuego, entre el gobierno yemenita en el exilio y los rebeldes chiítas houthi, se logró luego de cuatro días de negociaciones que sostuvo Ahmed con representantes de ambos bandos, según reporte de la agencia de noticias yemenita SABA.

“Se espera que los detalles de la tregua se conozcan en un plazo máximo de 24 horas”, destacó el breve despacho de SABA, que se encuentra actualmente en poder de la milicia houthi, perteneciente a la secta Zaidi, una rama del Islam chiíta.

El enviado de la ONU llegó el domingo pasado a Yemen para buscar una tregua humanitaria a millones de afectados por el conflicto armado, que según estimaciones del organismo internacional afecta a casi a toda la población del país.

La tregua es para permitir la entrega de ayuda humanitaria a miles de civiles que enfrentan una grave crisis por el conflicto armado, que fue designada la semana pasada por las Naciones Unidas en el Nivel 3, su categoría más severa.

La República de Yemen ha permanecido sumergida en el caos desde septiembre pasado, cuando rebeldes houthi invadieron Saná, obligando al presidente Abdo Rabo Mansur Hadi a refugiarse en Aden, a fines de marzo pasado cuando ante el avance rebelde huyó a Arabia Saudita.

Respondiendo al llamado del mandatario yemenita, una coalición de nueve naciones árabes, al mando de Arabia Saudita, lanzó el pasado 26 de marzo una campaña militar contra posiciones rebeldes houthi, para restaurarlo en el poder y regresar la calma al país.

Ahmed sostuvo conversaciones con representantes del gobierno del presidente Hadi en Arabia Saudita para presionar a la pausa de los combates y permitir la distribución inmediata de la ayuda humanitaria y garantizar la seguridad de quienes entregarán el apoyo.

El gobierno de Yemen en el exilio informó al enviado de la ONU que aceptaría la tregua, si se cumplían con ciertas disposiciones clave, entre ellas el retiro de los rebeldes de cuatro provincias el sur y este del país árabe.

La tregua sería le segunda en Yemen, luego del alto el fuego de mayo pasado, que permitió llevar suministros y medicamentos a muchas afectados, sin embargo la ONU estima que la cifra de necesitados se disparó y que el 80 por ciento de la población requiere ayuda urgente.