México.- Mucho cuidado deberían tener el presidente Andrés Manuel López Obrador y el doctor Hugo López-Gatell a la hora de informar sobre todas las ramificaciones generadas por la pandemia del Covid-19.

Desde que inició la Jornada Nacional de Sana Distancia, el pasado lunes 23 de marzo, el subsecretario de salud ha  reiterado, en demasiadas ocasiones, que se reducía la movilidad pública del país y en consecuencia quedaban prohibidas todas las reuniones que congregaran a más de 50 personas en un solo espacio, tanto público como privado.

A raíz de la crisis sanitaria y económica, ocasionada por el coronavirus y la caída en los precios del petróleo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador decidió aplicar medidas de austeridad, lo que incluye un reajuste al presupuesto de Egresos de la Federación, correspondiente al ejercicio presupuestal 2020, aprobado por la Cámara de Diputados.

En estas dos acciones, o mensajes informativos, tanto del presidente como el funcionario de salud, existen dos evidentes contradicciones con lo que sucede en la realidad.

La primera ocurrió el 2 de marzo, y tiene que ver con el rechazo que hizo el doctor López-Gatell, a la propuesta del diputado federal y coordinador del grupo parlamentario de Morena, Mario Delgado, a quien le dijo que “no hacían falta los 25 mil millones” que el legislador estaba proponiendo para enfrentar al Covid-19.

Ahora bien, la “contradicción” cobra vida cuando López Obrador propuso modificar el presupuesto para tener recursos suficientes con qué encarar la crisis económica por la pandemia.

¿Entonces, no hacen faltan o sí hacen falta más recursos y si son necesarias o no las modificaciones al presupuesto de egresos 2020?

Otra contradicción del doctor López-Gatell, y no es menor, es la que se refiere a la “sugerencia” que hizo al mismo Mario Delgado de no llevar a cabo la famosa sesión extraordinaria que proponían los morenistas para aprobar las modificaciones al presupuesto que planteaba Andrés Manuel López Obrador pero que los legisladores de oposición, no avalaron.

A través de su cuenta de Twitter, el primero de mayo, el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, el morenista Mario Delgado informó que se reunió con la presidenta del Senado, Mónica Fernández, con quien realizó una consulta al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell y su recomendación fue no realizar sesiones, en donde se discutiría la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Por lo que dijo que se atendería la recomendación.

La “sugerencia” del doctor Gatell resulta ilógica porque los legisladores integrantes de la Comisión Permanente no rebasan el número de 50 personas, ya que está conformada por 37 legisladores: 19 diputados y 18 senadores, nombrados por sus respectivas cámaras.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el doctor López-Gatell deberían tener más cuidado al ofrecer la información, pues como dice el presidente: “el pueblo es avispado y ya despertó”.

Entonces, no resulta lógico, ni congruente, que por un lado el doctor López- Gatell haga la “sugerencia” de no realizar la reunión extraordinaria de la Comisión Permanente, que está integrada solamente por 37 legisladores, y sí permita que se hagan todos los días las conferencias mañaneras del presidente que reúne a cincuenta personas, entre periodistas y funcionarios, exponiéndolos a todos.

Vale la pena recordar aquella famosa frase que en días pasado dijo el presidente: “lo que no resulta lógico, resulta metálico”, o parafraseando: lo que no es técnico es político.

Por lo tanto, no deberían caer en exceso de confianza a la hora de transmitir el mensaje a los gobernados, a los ciudadanos, o al pueblo, como le gusta a ambos llamarlo.

No vaya ser que este “avispamiento” o despertar del pueblo que lo llevó al poder, a la larga resulte ser un problema: pues el “amor del pueblo”, no es incondicional, basta recordar que hace apenas seis años, el presidente no tenía este amor.

TAMBIÉN REVISA: “No estás solo”, le dice López Obrador a López-Gatell en la mañanera