México.- Vitalicio, reglamentado con una política pública que lo permita aún al término de la actual administración federal, será el apoyo para los deudos de los 137 muertos por la explosión de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la localidad de San Primitivo, Tlahuelilpan, Hidalgo, el 18 de enero de 2019.

Al reunirse con familiares de las víctimas mortales en el Centro Cultural del municipio, la subsecretaria de Participación Ciudadana del gobierno de la República, Diana Álvarez Maury, comprometió que en el período del presidente Andrés Manuel López Obrador establecerán un mecanismo para que los consanguíneos de los fallecidos reciban apoyo de por vida.

Los 194 huérfanos de los fallecidos, de acuerdo con el sistema DIF estatal derivaron de la tragedia en Tlahuelilpan, serán apoyados para que continúen sus estudios hasta el nivel superior; asimismo, prometió programas para los adultos mayores que eran dependientes económicos de los occisos, así como para quienes enviudaron por el estallido.

El terreno, en el que se erigirá un memorial, y sobre el cual familias ya han colocado cruces y erigido mausoleos, fue adquirido por la Federación, por medio de Pemex, que otorgará en comodato a los deudos.

En este momento, informó la subsecretaría, está en proceso de escrituración.

Por Áxel Chávez