Cuernavaca, Morelos.- Comerciantes establecidos del Centro de Cuernavaca criticaron al gobierno de Cuauhtémoc Blanco por obligarlos a cerrar sus negocios sin ofrecerles alternativas para hacer frente a la crisis económica que viven sus familias.

“Ahora el gobierno del estado nos quiere cerrar, pero las ayudas son nulas de parte del gobernador o del poder ejecutivo del estado, en sí”, expresó Benjamín Hernández, dueño de un negocio de reparación de calzado.

La semana pasada el cabildo de Cuernavaca aprobó un acuerdo mediante el cual actividades no esenciales en la ciudad podían reanudarse ante la crisis económica que enfrentan cientos de familias de comerciantes.

A partir del lunes 29 de junio muchos de los negocios en el centro de la ciudad subieron sus cortinas tras permanecer tres meses cerrados.

Sin embargo, el Gobierno de Cuauhtémoc Blanco solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a través de una controversia constitucional, la suspensión de ese acuerdo de cabildo.

La suspensión fue concedida por la Corte, quien ya notificó al Ayuntamiento capitalino la instrucción de echar atrás la decisión de permitir la reanudación de las actividades no esenciales.

Los comerciantes criticaron la postura del gobierno de Cuauhtémoc Blanco, pues aseguran que la administración estatal no les ha ofrecido apoyos ni alternativas para no morir de hambre.

“Nos entristece bastante porque no están pensando en nuestros derechos humanos. Ya no podemos cerrar otra vez nuestros negocios, no es una opción viable para nosotros porque ya estuvimos cerrados tres meses, 90 días y recordemos que ningún negocio puede sobrevivir un mes cerrado, y menos sin tener ingresos, y nosotros hemos estado 90 días.

“Aunado todo este tiempo que estuvimos encerrados, pues realmente para poder sobrevivir nos endeudamos con préstamos, tenemos facturas también de mercancías vencidas porque no hemos trabajo y no hemos tenido el ingreso que estamos acostumbrados a tener cuando trabajamos”, expresó Martha Vértiz Álvarez, dueña de una peletería.

Los comerciantes aseguran que cumplen con todas las medidas de seguridad sanitaria impuestas por el gobierno municipal para la reapertura de sus negocios.

Añadieron que por parte de la administración de Blanco Bravo no han recibido ninguna asesoría, capacitación ni indicaciones sobre cómo cuidar su saluda y la de sus clientes.

“Se me hace una decisión mala por parte del gobierno del estado porque en particular el gobierno del estado no se ha preocupado por qué nos hace falta a nosotros los comerciantes, por darnos algún apoyo, ellos piensan que porque dicen que son sensibles a lo que está pasando, a nosotros de nada nos sirve su sensibilidad”, dijo Eduardo Hernández Giles, dueño de una relojería.

Para los comerciantes consultados, la acción jurídica que tomó el gobierno estatal forma parte de la disputa política que sostiene con el edil de Cuernavaca y no de una estrategia para frenar los contagios de COVID-19.

“El gobernador del estado tomó la decisión sin pensar realmente y sin venir, o sea, no están aquí, no han visto que ya tenemos las medidas de seguridad que nos pidió el ayuntamiento para dejarnos abrir, la mayoría de los locales están con las medidas y me parece que no somos un foco de infección, al contrario, traemos cubrebocas, tenemos el gel, el sanitizante y me parece que estamos dentro de la norma que nos pidieron.

“Me parece más bien un berrinche y me parece más bien un tratar de meterse en la autonomía del ayuntamiento porque él no está aquí, el municipio es aparte de lo que es Cuauhtémoc, entonces a mí en lo personal como ciudadano me da mucho, mucho en la torre porque de aquí mantengo a mis hijos”, dijo Benjamín.

En medio de la disputa política, agregó Eduardo, quedan los comerciantes.

“No han montado alguna mesa de trabajo, no nos han dado alternativas para poder seguir laborando, no somos sus juguetes que a capricho del gobernador y del presidente municipal por el pleito que traen a nosotros nos lleven entre las patas”, dijo.

Los comerciantes adelantaron que analizan qué medidas tomarán para mantener sus negocios abiertos, pues el obligarlos a cerrar, dijeron, es una violación al derecho humano que tienen sus hijos a comer.

“El gobernador se está pensando en cerrar porque se supone que somos un foco de infección o para que la gente no se junte la gente, pero realmente no está pensando en los derechos de mis hijos, que tienen derecho a la alimentación, es un derecho humano y están pasando por encima, tanto la Suprema Corte como el gobierno del estado, llámese Cuauhtémoc Blanco directamente.

“No piensan en eso, mi opinión es que está mal y que debe de echar para atrás y el ayuntamiento debe de pelear porque pues es independiente, él tiene que pelear por su autonomía para que lo que ya se hizo, ya se acordó en Cuernavaca se siga trabajando así”, expresó Benjamín.

Y es que insistieron en que a más de tres meses del inicio de la contingencia en Cuernavaca el Ejecutivo estatal no ha facilitado el acceso a los créditos ofrecidos a los comerciantes.

“Fuimos con el gobierno a meter un escrito, nos lo contestó diciéndonos que teníamos que ir a Fondo Morelos y todos los préstamos que dan en Fondo Morelos son prácticamente inalcanzables para nosotros y los préstamos que te dan son de 2 mil 500 pesos y una renta de aquí viene valiendo entre 8 mil, 9 mil pesos, entonces los 2 mil 500 realmente son inservibles y es mucho trámite para conseguir este préstamo y esa es la respuesta que da el gobierno del estado”.