Desde este miércoles quedará abrogada la Ley Orgánica de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública e iniciará su desincorporación con el fin de que se fusione con Pronósticos para la Asistencia Pública, no obstante, aún queda pendiente la asignación de responsabilidades respecto a irregularidades que se hallaron durante su operación.

Durante su última revisión, la cual correspondió a la cuenta pública del 2018, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer una serie de fallas cometidas dentro de la Lotería Nacional. Entre algunas de las más destacadas se encuentran importantes deudas, nepotismo, licitaciones sin documentos y gastos ineficientes.

Una de las observaciones que la ASF dio a conocer fue que la Lotenal había registrado deudas por 771 millones de pesos, debido al cobro pendiente de billetes. En este sentido, otro problema detectado fue que la Lotería no contaba con una reserva para el pago de los premios de sus concursos, conforme lo dicta su ley orgánica.

Por otra parte, la Auditoría también habló del riesgo de conflicto de interés. El más relevante es el del subdirector general de Finanzas y Sistemas (Fernando Ojeda Villagómez) y el director de Tecnologías de la Información (Felipe Ojeda Villagómez), “en razón de parentesco (hermanos)”.

Tanto Felipe como Raúl Ojeda tenían injerencia en todas las áreas del organismo, pues ejecutan lo relacionado con la planeación, programación, presupuesto, recursos humanos, recursos materiales y contabilidad, además de tener la facultad de proponer contrataciones ante la Secretaría de Hacienda.

Aunado a lo anterior, es importante destacar que también se detectaron 35 casos de parentesco familiar en la estructura de los empleados sin que existiera normativa interna alguna al respecto.

En una entrevista que el diario Reforma le hizo a Sonia Venegas, directora del Seminario de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho de la UNAM, la académica lamentó que las inconsistencias hechas públicas por la ASF no son vinculantes.

A pesar de esto, acotó que la Auditoría podría informar al Tribunal Federal de Justicia Administrativa acerca de estas faltas con el fin de que se realice un procedimiento y así fincar responsabilidades, pero hasta el momento no existe ningún tipo de registro contra la Lotenal por parte de este organismo.

Un punto que es relevante mencionar es que si bien el proceso de fusión con Pronósticos se comenzará a llevar a cabo, la puerta respecto a una acción jurídica en contra de Lotenal se mantendría abierta, pues las observaciones de la ASF pueden implementarse en un periodo de siete años, puntualizó la académica.

A lo largo de una década, la Lotería acumuló pérdidas, pues sólo en tres (2012, 2017 y 2019) logró obtener balances positivos y recursos para destinar a la beneficencia pública. Esta fue la razón por la cual en 2016, el órgano fiscalizador sugirió su disolución.

Cabe recordar que la Ley Orgánica de la Lotería Nacional estaba vigente desde enero de 1985, pero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidió abrogarla. Al respecto es relevante señalar que Pronósticos para la Asistencia Pública asumirá la organización y celebración ininterrumpida de todos los sorteos correspondientes a la Lotenal.

Las bases para desarrollar el proceso de desincorporación por fusión serán publicadas por la SHCP dentro de un plazo de 30 días siguientes a su reconocimiento y durante este periodo, la Lotería Nacional conservará su personalidad jurídica.