Ciudad de México.- Treinta y cuatro horas después de que Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), llegó a México, sigue sin pisar la cárcel. El exfuncionario continúa, se supone, en un hospital de la Ciudad de México, sin embargo, no hay más datos oficiales al respecto.

Lozoya Austin habría pasado la noche en Hospital Ángeles del Pedregal, en la Alcaldía Magdalena Contreras, de acuerdo con reportes de medios nacionales. Llegó a México durante la madrugada del viernes para responder ante un juez las acusaciones de varios casos de corrupción que amenazan con salpicar directamente a varios miembros del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

No hay información oficial sobre el tiempo que Emilio Lozoya Austin podría permanecer en el nosocomio, tampoco hay certeza de que se encuentre en el mismo.

Durante la tarde del viernes, autoridades mexicanas desplegaron un discreto operativo en las inmediaciones del Hospital Ángeles del Pedregal, lugar en el que se supone que se encuentra Lozoya.

En un vuelo especial de la Fiscalía General de la República (FGR) custodiado por agentes de la Interpol, el extitular de la empresa pública Pemex (2012-2016) llegó a Ciudad de México desde Madrid.

Lozoya debía este mismo viernes prestar declaración ante un juez en el Reclusorio Norte de la capital, donde seguiría encarcelado.

No obstante, tras una revisión médica, se le detectó anemia, problemas en el esófago y una “debilidad general” -según la FGR- por lo que fue trasladado a un hospital, posponiéndose su comparecencia ante la justicia.

Se espera que en calidad de “testigo colaborador”, como dijo el viernes el Presidente Andrés Manuel López Obrador, Lozoya destape múltiples casos de fraudes y corrupción.

Su caso está en el centro de la batalla anticorrupción del Presidente mexicano y especialmente contra la sucesión de ilegalidades presuntamente cometidas por el gobierno de Peña Nieto.

Lozoya, un economista con vasta experiencia internacional y miembro de una familia con profundos lazos con el poder en México, fue detenido el 12 de febrero en Málaga (España).