Ciudad de México.- El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, comparecerá en los próximos días ante la Fiscalía General de la República (FGR) para hacer la primera entrega de nombres, datos e indicios de un presunto esquema de corrupción a gran escala que habría operado a lo largo del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

La entrega de dicha evidencia y del testimonio de Lozoya, de acuerdo con fuentes con pleno conocimiento del caso, se realizará en la modalidad de entrevista ante el Ministerio Público de la Federación.

Aunque será la primera de varias comparecencias ante FGR, esta será clave ya que a partir de la misma la FGR definirá si los datos e información del exdirector de Pemex son viables y suficientes para otorgarle un beneficio que contempla la ley denominado “criterio de oportunidad”, y convertirlo en un testigo colaborador.

Actualmente el exdirector de Pemex se encuentra en calidad de vinculado a proceso por su probable responsabilidad en los delitos de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa en relación con los casos Odebrecht. En seis meses se ha programado la audiencia en la que sería acusado formalmente de los cargos.

Sin embargo, si la FGR decide entregarle el criterio de oportunidad, se suspenderá el proceso penal en su contra y se solicitará al juez una audiencia para que el exdirector de Pemex ratifique la información que aportará ante un Tribunal. Todo ello debe ocurrir antes del periodo señalado.

¿De que depende que Lozoya obtenga este beneficio? De que lo revelado permita a la FGR construir casos por hechos de corrupción mayor gravedad y contra presuntos implicados de mayor nivel jerárquico. Autoridades ministeriales indicaron que el exfuncionario ha prometido contar con suficiente evidencia de ello.

La determinación de si dicho beneficio es procedente y el desarrollo del caso se encuentran bajo supervisión directa de la oficina del fiscal Alejandro Gertz Manero. Por ahora no se ha dado intervención a ninguna otra área de la Fiscalía.