Ciudad de México.- A horas de que Emilio Lozoya vuelva a territorio nacional en un vuelo especial de la Fiscalía General de la República comenzaron los deslindes de la derecha y de la izquierda. Esto luego de que el ex director de Petróleos Mexicanos aseguró contar con grabaciones de actos de corrupción que involucran a políticos de distintos partidos.

El senador Ricardo Monreal advirtió que el arribo de Lozoya, tras estar prófugo por casi un año, provocará un “temblor político” por lo que pueda revelar sobre actos de corrupción en la reforma energética y el Pacto por México.

Para atizar el fuego, por tercer día consecutivo, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al tema en su conferencia matutina y aseguró que “es de dominio público que hubo mucha corrupción en Pemex” el sexenio pasado, como lo demuestran los casos Odebrecht y los sobreprecios en diversas compras como la planta de fertilizantes en Coatzacoalcos.

“Lo saben los ciudadanos y lo sabe el presidente”, dijo. Y advirtió: para juntar los votos de la reforma energética “hubo sobornos”.

En ese ambiente, el gobernador Barbosa aseguró ser “inocente”. "Yo no tuve nunca, como senador, ninguna plática, ninguna entrevista personal o telefónica con Emilio Lozoya, jamás lo visité en sus oficinas de Pemex, jamás me visitó en mis oficinas del Senado, jamás, nunca instruí a nadie que en mi nombre hicieran contacto con él, jamás", aseguró. Pero esa versión fue refutada desde el interior mismo de Morena.

Alejandro Rojas Díaz-Durán mostró en redes sociales una fotografía de Miguel Barbosa acompañado de los priistas Emilio Lozoya, Jesús Murillo Karam, Miguel Osorio Chong, Pedro Joaquín Coldwell y Emilio Gamboa. Acusó: “es un corrupto.

Se hizo millonario con Enrique Peña al votar a favor de casi todas las reformas del Pacto contra México y compró la casa del ex presidente Miguel de la Madrid y otras. Aquí su foto con Lozoya, a quien dice no conocer. Son cuates”. Monreal dijo que nunca lo sobornaron ni propusieron nada para aprobar la reforma energética en 2013, cuando era coordinador de Movimiento Ciudadano en la Cámara.

El ahora líder de Morena en el Senado afirma que “sí sabe muchas cosas” y advirtió que las revelaciones que haga Lozoya a su llegada a México sobre presuntos actos de corrupción en el sexenio pasado provocarán un “temblor político”, porque abrirá la caja de Pandora.

Por el lado del PAN, el coordinador de los senadores, Mauricio Kuri, dijo que su papel en los debates es motivo de orgullo. “Hubo una gran cantidad de debates internos muy fuertes, donde se vio como lucharon por una reforma positiva que le sirviera al país”.

Mientras que la panista Xóchitl Gálvez fue más allá y aseguró:

“A mí que no me vengan con la manga del muerto de que el señor (Lozoya) hable, diga lo que tiene que decir, ojalá tenga pruebas suficientes y no quiera enlodar a senadores del PAN”. El único priista que ayer asomó cabeza fue el ex presidente de la Comisión de Energía en el Senado y principal artífice político de la reforma energética, David Penchyna.

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, advirtió que desde las cúpulas políticas del gobierno federal se “están lanzando buscapiés”, por lo que llamó a quienes se han adelantado a hablar a que “no se apendejen”.