México.– Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), se encuentra en el discreto paraíso de San Petersburgo, de acuerdo con información del periodista Salvador García Soto.

Sobre el ex funcionario pesan varias órdenes de aprehensión por presunta delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita derivados del caso Odebrecht, y otra relacionada con la compra-venta de la planta Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México (AHMSA).

“El ex director de Pemex vive en la ciudad de San Petersburgo (antigua Leningrado), donde tiene una novia rusa y cuenta incluso con protección de la mafia rusa, lo que ha dificultado los intentos por iniciar un proceso de extradición en su contra”, escribe García Soto en El Universal.

“Según información de inteligencia del Gobierno mexicano, Lozoya Austin nunca viajó a Alemania, como se creía en un principio por la nacionalidad de su esposa Marielle Helene Eckes, sino que engañó a las autoridades al haber comprado en mayo pasado un boleto con destino a Frankfurt”, agrega el periodista.

De acuerdo con la información a la que tuvo acceso García Soto, viajó a Estados Unidos, luego se desplazó por tierra a Canadá y más tarde, después de pasar por Alaska, llegó a Rusia.

San Petersburgo es una ciudad puerto en el mar Báltico. Es la segunda ciudad más grande Rusia. Casi cinco millones de personas viven ahí.

“La razón por la que escogió esa ciudad rusa es porque ahí tiene su sede una de las grandes petroleras de Rusia, Gazprom, con cuyos directivos el ex director de Pemex tenía vínculos y una buena relación”, le dijo una fuente a García Soto.

En San Petersburgo, Losoya ha obtenido el cobijo de mafias rusas que están vinculadas a los negocios del petróleo y gas, por ello se ha complicado a las autoridades mexicanas el traerlo de vuelta para que enfrente a la justicia, señala el periodista.

En diciembre de 2016, tres entonces altos funcionarios de la constructora Odebrecht dijeron a la justicia brasileña que sobornaron entre 2012 y 2014 a Lozoya con 10.5 millones de dólares a través de empresas off-shore con cuentas bancarias en paraísos fiscales a cambio de ganar contratos con Pemex. La investigación sobre el caso la inició desde enero de 2017 la entonces Procuraduría. Pero durante dos años no obtuvo judicialización en la gestión de los Procuradores Raúl Cervantes Andrade y Arturo Elías Beltrán.

El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, ha reiterado que la Fiscalía debe llamar a declarar al ex Presidente Enrique Peña Nieto y al ex Secretario de Hacienda Luis Videgaray Caso para desahogo de pruebas, sobre las compras de las plantas de Agronitrogenados y Fertinal, así como sobre el saqueo a Pemex.