México.- El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, legalmente prófugo de la justicia y presunto implicado en lavado de dinero y hechos de corrupción, tiene como defensores a los mismos abogados que desde hace cuatro años son los apoderados legales de Alejandro Gertz Manero, el fiscal general que está a cargo de investigar al exfuncionario.

Estos abogados son Javier Coello Trejo y su hijo Javier Coello Zuarth, en quienes Gertz Manero depositó toda su confianza cuando en 2015 les otorgó un amplio poder para presentar a su nombre una denuncia penal e investigar el deterioro de salud y posterior muerte de su hermano Federico, quien falleció a los 82 años de edad.

Según Gertz, la presunta responsable de lo ocurrido, por no haberle dado a su hermano los cuidados necesarios, es su pareja, la señora Laura Morán Servín de 92 años, quien desde hace varias décadas vivía con Federico. Morán es abuela de la esposa de Alfredo del Mazo, hoy gobernador del Estado de México.

Año y medio después de que se otorgó ese poder, en 2017, Emilio Lozoya contrató los servicios de los mismos abogados cuando estalló en México el escándalo de Odebrecht y salieron a la luz las confesiones de tres altos exejecutivos brasileños que aseguraban haber sobornado al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), hoy prófugo de la justicia.

“Éticamente, yo creo que si nosotros hicimos nuestra mejor labor en el asunto del doctor Gertz Manero, hasta donde él nos permitió, y ahora estamos haciendo lo mismo con el señor Lozoya, me parece que esa es nuestra función, que tenemos el derecho de hacerlo”, dijo.

Agregó que si hubiera un conflicto de interés o un favoritismo por parte de la Fiscalía hacia el caso de Lozoya, entonces no hubiera solicitado una orden de aprehensión por un delito “que no ameritaba” detención preventiva oficiosa.

“Yo nada más quiero decir que la Fiscalía está actuando con rudeza innecesaria y no nos está favoreciendo en nada”.

El equipo legal, también conformado por el hijo de Coello Trejo –Javier Coello Zuarth-, fue contratado por Gertz Manero en 2015 para presentar a su nombre una denuncia penal e investigar el deterioro de salud y posterior muerte del hermano del fiscal, de nombre Federico; caso que sigue abierto, de acuerdo con la investigación de Quinto Elemento.

En 2017, Emilio Lozoya contrató los servicios de los abogados tras el escándalo de Odebrecht, cuando tres altos exejecutivos brasileños aseguraron haber sobornado al exdirector de Pemex.