La lucha contra el narcotráfico no es una tarea exclusiva del gobierno, de las Fuerzas Armadas o de las policías, sino una responsabilidad de partidos políticos, de la sociedad y de los medios de comunicación, aseveró Andrés Pastrana, nuevo presidente de la Internacional Democrática de Centro (IDC).

Pastrana Arango destacó que en los casos de México y Colombia la lucha contra ese cáncer es de todos y se requiere de una política de Estado para enfrentar ese problema.

En conferencia de prensa luego de ser electo presidente de la IDC, expresó que el trasiego de enervantes no sólo compete a esos dos países, sino a todo el mundo.

Por ejemplo, señaló, los integrantes del Estado Islámico y otros terroristas se financian con dinero de la droga, mientras que en Europa los mayores consumidores de estupefacientes son Reino Unido y España.

Hoy, el negocio de la droga es el más rentable de la humanidad y se calcula entre 500 y 600 billones de dólares. “Esa plata no la tiene el campesino colombiano y menos el campesino mexicano, ¿dónde están esos recursos?”, cuestionó.

Hizo notar que en el caso de México las Fuerzas Armadas juegan un papel fundamental en la lucha contra el narcotráfico.

En ese sentido, expresó, “posiblemente me voy a meter en un asunto que no me corresponde de la política interna porque el caso colombiano es distinto al mexicano, pues nosotros tenemos la policía nacional y es policía nacional, ustedes tienen policías locales”.

El ex presidente de Colombia de 1998 a 2002, consideró necesario unir esfuerzos para dar la batalla contra el narcoterrorismo, que se ha convertido en el enemigo de la humanidad.

En ocasiones, apuntó, se centra toda la crítica a los países productores o de tránsito, pero nadie habla de las naciones consumidoras como son Estados Unidos, Reino Unido y España. Por ello, es necesario que la Unión Americana y Europa asuman su corresponsabilidad en ese problema.

“Por eso llamamos la atención a los Estados Unidos con el Plan Colombia, porque hay que entenderlo como hoy el Plan Mérida, de que este no es un regalo que nos están haciendo los americanos a nosotros, es el compromiso o la parte que ellos tienen que aportar”.

Es decir, indicó, es la política de la corresponsabilidad. “Nosotros producimos la droga en Colombia, posiblemente México es un país de tránsito, pero donde la consumen es en Estados Unidos y en Europa”, agregó.

El representante del Partido Conservador Colombiano insistió en que la lucha contra el narcotráfico es de todo el mundo.

Por otra parte, llamó a las autoridades de Venezuela para permitir lo que ha venido defendiendo la oposición de ese país y es que se tengan elecciones libres.

“Los presos políticos de esa nación están exigiendo que sean elecciones sin presos políticos, que se respete la libertad de prensa y de expresión y la oposición tenga acceso a los medios de comunicación”.

En otro tema, consideró que el levantamiento del embargo comercial de Estados Unidos a Cuba es fundamental para que empiecen a llegar inversiones a la isla y terminar con la guerra fría en América latina.

Las nuevas relaciones entre esos dos países son los primeros pasos para alcanzar una verdadera democracia en la nación caribeña y con ello se logre respeto a los derechos humanos y a la libertad de expresión.

Calificó como un gran paso el acercamiento que han tenido los dos gobiernos para resolver sus diferencias diplomáticas, pero urgió a ver los avances complementarios en esa nueva relación EUA-Cuba, para que el proceso democrático continúe en la isla.

La resolución de la IDC sobre el caso Cuba, señala que desde 2002 más de 25 mil ciudadano de ese país han demandado legalmente, amparados por su Constitución, convocar a un referendo para garantizar la libertad de expresión y asociación, las libertades económicas, así como debatir y aprobar una nueva ley electoral.

Asimismo, se liberen a todos los prisioneros políticos y celebren elecciones libres y plurales luego de efectuado el referendo, constatando que es el deseo de los cubanos tener derecho a entrar y salir libremente de su propio país.

El pueblo cubano también tiene derecho de elegir su destino en medio de un ambiente de libertades y derechos que las autoridades cubanas no parecen dispuestas a garantizar.

El organismo que agrupa a los partidos de derecha a nivel internacional en su documento, llama a la comunidad internacional para realizar elecciones libres y plurales monitoreadas por observadores imparciales no más allá de 2018.

Notimex