México.- En México, cada día 41 personas adquieren el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH); hasta 2017 unas 48.6 mil mujeres adultas vivían con el virus, pero los esfuerzos de prevención y detección pueden venirse abajo por la medida del presidente Andrés Manuel López Obrador de no otorgar más recursos a las organizaciones de la sociedad civil.

Durante más de una década, el Centro Nacional para la Prevención del VIH y el Sida (Censida) entregó recursos federales a las organizaciones civiles para unir esfuerzos en la prevención, detección y atención de las personas con VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). La meta para 2020 es que se diagnostique a 90 por ciento de las personas que viven con el virus.

De acuerdo con Censida, hasta el año pasado 65 por ciento de las personas que se estima viven con VIH conocía de su estado serológico, los esfuerzos por detectarlo han permitido que el diagnóstico tardío disminuya a 36 por ciento en mujeres y en hombres.

Sin embargo, la colaboración entre el gobierno y sociedad civil frente al VIH se detuvo por la decisión del Presidente de no transferir recursos públicos a las organizaciones a fin de “terminar con la intermediación, opacidad y corrupción”. Este año en el Presupuesto de Egresos de la Federación se etiquetaron 116 millones 525 mil 102 pesos para dicha tarea.