ESTADOS UNIDOS.- Tras el paso del huracán "Laura", los habitantes de Luisiana se quedan sin los servicios de energía eléctrica y agua por varias semanas.

Hasta el momento, el paso de "Laura" ha dejado 11 muertos, y se estima que la cifra aumente.

“Necesitamos ayuda”, dijo Lawrence “Lee” Faulk, de 57 años, quien regresó a una casa sin techo en el muy golpeado distrito de Cameron, que estaba salpicado de cables de electricidad caídos. “Necesitamos hielo, agua, lonas azules, cualquier cosa que asocies con una tormenta, la necesitamos. Para ayer”.

En Lake Charles, el alcalde Nic Hunter advirtió que no había tiempos programados para restaurar la electricidad y que las plantas de tratamiento de agua “fueron golpeadas”, por lo que sólo un hilo del líquido salía de la mayoría de los grifos en la ciudad de 80 mil habitantes.

Varios hospitales trasladaban a pacientes en estado crítico a otras instalaciones por problemas de agua y electricidad, informó el Departamento de Salud del estado. Otros hospitales operaban con energía de generadores.

Cuarenta asilos de ancianos también dependían de generadores y se llevaban a cabo evaluaciones para determinar si podían regresar más de 860 residentes que fueron desalojados de 11 instalaciones. El corte de agua seguía siendo un problema grave en las instalaciones desalojadas, informó el Departamento de Salud de Luisiana.

El presidente Donald Trump planeaba visitar la costa del Golfo de México el fin de semana para recorrer los lugares dañados. Mientras tanto, los remanentes del huracán amenazaban con provocar inundaciones y tornados en Tennessee conforme la tormenta, debilitada a depresión tropical, se movía hacia el norte. Los meteorólogos advirtieron que el sistema podría volver a cobrar la fuerza de tormenta tropical al regresar al océano Atlántico este fin de semana.

Te va a interesar: 

Laura toca tierra en Luisiana y se debilita a categoría 2

Así se ve el huracán «Laura» desde el espacio

Laura se intensifica a categoria 3 y amenaza costas de Luisiana