México. Notimex.- Con la salida de Jaime Rochín del Rincón de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, las madres de las víctimas del caso Tierra Blanca, Veracruz, temen quedar a la deriva y en lugar de avanzar sufran un retroceso, expresó Columba Arroniz González, madre del joven desaparecido Bernardo Benitez Arroniz.

“El maestro Rochín del Rincón, desde que inició nuestro caso Tierra Blanca, nos acompañó en todo el proceso; hasta ahora no se han cumplido todas las recomendaciones que dictó la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así que con la salida de Rochín del Rincón tardarán más en cumplirse tales recomendaciones”, declaró en entrevista telefónica para Notimex.

Lamentó que en este caso las madres de los cuatro jóvenes y una adolescente, desaparecidos de manera forzada el 11 de enero de 2016 en Tierra Blanca, Veracruz, se queden a menos de la mitad del cumplimiento de las recomendaciones, a lo que se suma que todavía necesitan ayuda psicológica, médica, escuela para sus otros hijos, entre otras ayudas.

“Ahora que los limita de todo este nuevo gobierno, vemos cada vez más difícil todo el apoyo que las víctimas necesitamos, el cual que es mucho.

“No sé qué piense el señor presidente reduciendo los recursos para tantas familias que buscan desesperados a sus hijos y que necesitan un apoyo, sobre todo psicológico para seguir tratando de hacer nuestra vida lo más normal que se pueda, si se puede llamar así”, dijo Arroniz González.

Mencionó que lo mismo ocurrió cuando Roberto Campa Cifrián, quien era subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, se fue a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social: las víctimas de personas desaparecidas ya no conocieron a la persona que quedó en lugar del subsecretario y mucho menos hubo comunicación del gobierno hacia los familiares de los desaparecidos.