Acapulco, Guerrero.- Además de mantener las acciones de protesta en rechazo a la reforma educativa, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (CETEG) buscan interponer 599 amparos por las notificaciones de despido de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Después del medio día de este martes, maestros disidentes se agruparon en el bulevar de Las Naciones, a la altura de la glorieta de Puerto Marqués, para encaminar una marcha hasta las instalaciones del Poder Judicial Federal, en la zona Diamante de Acapulco.

Los docentes buscarán integrar una comisión especial para entregar los 599 amparos colectivos, como parte de su “lucha jurídica”.

Sin embargo, a 15 días del paro indefinido de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en estados de Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán, la CETEG dijo que aún no hay un solo maestro despedido.

El líder cetegista en Acapulco, Walter Añorve Rodríguez, dijo que sólo conocen la versión de la SEP de que son 120 maestros notificados para su destitución, pero que aún no saben quiénes son.

“Pero sabemos que podremos ser de la dirigencia, fue la cifra de seccionales que existían, entendemos que puede ser esta la estrategia, golpeando a la dirigencia. Pero vamos a seguir en pie de lucha, llámese ceses o órdenes de aprehensión”, indicó.

Añorve aseveró que hay coordinación con las bases magisteriales en todo el estado para “enfrentar el embate” de la federación.

“Estos amparos es por el cese. Hay una intención que ha sido más que vista, solamente en el discurso de los funcionarios y en esta manera de imponer una notificación, en donde nos marcan 10 días para poder justificar algo que es ilegal”.

“Hoy sólo vamos a caminar, no vamos a tomar las oficinas en donde están los magistrados y jueces trabajando, simplemente vamos hacer valer nuestra voz, que el magisterio tiene estos amparos y que puedan atender a una comisión del poder judicial”, pidió el dirigente cetegista.

Los maestros disidentes adelantaron que el próximo viernes harán una marcha simultanea en el puerto de Acapulco y Chilpancingo en rechazo a la reforma educativa, y en la que participaran también padres de familia.