Hasta la fecha no se ha despedido a ningún maestro del estado, y la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) no permitirá ningún despido, advirtió su líder en Acapulco, Walter Añorve Rodríguez.

Este lunes, cientos de maestros se concentraron desde las ocho de la mañana a las afueras de las oficinas de la Secretaría de Finanzas de Guerrero (Sefina), en la Garita, donde quemaron al menos 90 notificaciones.

Entre el contingente, participaron profesores de la Coordinación del Programa de Becas de la Subsecretaria de Educación Media Superior (CBSEMS) y del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG).

El líder  de la Sección 14 del SUSPEG, Robespier Moreno Benicio indicó que el incendio de las notificaciones tiene como objetivo evitar que el gobierno implemente acciones jurídicas contra los profesores disidentes.

“Ya se está viendo un abogado y se está viendo eso; no es la única región donde se está haciendo esto y hoy tenemos el apoyo de los compañeros del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) entonces estamos realizando esta acción”, expuso.

A partir de las once de la mañana, los profesores partieron de la coordinación de Servicios Educativos de la región Acapulco-Coyuca, en la zona de La Diana, y marcharon hasta el centro comercial Costera 125, bloqueando la avenida Costera en dirección Base-Caleta.

En esta plaza comercial, cerraron con candado uno de los accesos comerciales, ingresaron hasta el primer nivel y quebraron una puerta de cristal de las oficinas administrativas de la empresa Gasosur.

Consultados, los trabajadores de esta empresa negaron dar cualquier información y dijeron desconocer el motivo del ataque.

Los maestros, por su parte, regresaron a las oficinas de Servicios Educativos, donde sostuvieron una reunión privada entre miembros del magisterio.

Ahí, Añorve Rodríguez dijo en conferencia que las protestas no cesarán, y anunció que el día 26 de mayo tendrán una marcha estatal en Chilpancingo, capital del estado.

Agregó que hasta la fecha no se ha despedido a ningún maestro, y afirmó que las advertencias de la Secretaría de Educación Pública (SEP), son sólo amenazas que las autoridades realizan para intimidarlos.

A pesar de ello, dijo que no pararán las manifestaciones, y afirmó que no permitirán que ningún maestro sea despedido.