Acapulco, Guerrero.- La presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo confirmó que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) se encuentra en manos de criminales.

En entrevista al término de la instalación del Consejo Consultivo Municipal de Turismo en el Centro Internacional Acapulco, Román Ocampo informó que se encuentran investigando la situación al interior de la paramunicipal

"CAPAMA tiene un gran reto, hay manos criminales atentando contra las instalaciones de CAPAMA, estamos investigando; los propios trabajadores han destruido instalaciones y han dicho que no les importa que no haya agua, son problemas sindicales, problemas oscuros y ajenos al pueblo de Acapulco, son los que nos tienen en esta situación, porque el negocio eran las pipas que vendían", expresó Román Ocampo.

Asimismo, mencionó que actuarán penalmente en contra de estos criminales que le hacen daño al puerto.

Dijo estar preocupada porque hay muchas bombas de agua destruidas, pues a pocos días de llegar a la CAPAMA se encontraron con una bomba de agua baleada, misma que fue reportada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y se encontraron los casquillos en el lugar.

Román Ocampo dijo estar de acuerdo con el plan de seguridad que será implementado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, la realidad de México y de Guerrero es otra, porque requiere de un trato especial.

Consideró que la siembra de marihuana y amapola deben despenalizarse y darles opciones de producción y desarrollo a los campesinos de Guerrero para que puedan salir adelante, porque muchas veces no tienen otra opción más que continuar vendiendo y sembrando lo ilícito.