Chilpancingo, Guerrero.- El exsecretario general de la delegación estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Carlos Arturo Millán Sánchez, dio a conocer que existe una maniobra del actual dirigente Marco Antonio Maganda Villalba para “heredar” el cargo a su esposa, la diputada local Guadalupe González Suastegui.

A 20 días del cierre de una primera etapa de la convocatoria, Rigoberto Ramos Romero ha sido el único militante que ha presentado su carta de intención para ser tomado en cuenta entre los candidatos para dirigir al partido blanquiazul durante los próximos tres años.

Paradójicamente, Ramos Romero aspiró a ser registrado en la posición número uno de la lista de diputados plurinominales de Acción Nacional, sin embargo, la Comisión Permanente Estatal aprobó el pase de la esposa de Marco Antonio Maganda Villalba, quien venía de ser diputada federal plurinominal.

“Me extraña que por ética, si él está interesado, pues debiera renunciar ya desde que se emitió la convocatoria, para generar la equidad suficiente para los demás contendientes, y pues él está maniobrando para que él o su esposa sean posibles candidatos, a través de las prerrogativas, a través del padrón, de la propia convocatoria o de la comisión electoral que el designo y que tiene mayoría”, criticó el panista.

Ayer en una entrevista, Maganda Villalba mencionó que estaba analizando reelegirse por un periodo de tres años, aunque tampoco descartó la posibilidad de que González Suastegui, pudiera apuntarse para participar en el proceso interno para el cambio de dirigencia.

Millán Sánchez criticó que el desapego de la dirigencia estatal durante el proceso electoral, provocó que el PAN no haya sido ratificado en los seis municipios que el partido ganó en 2015. Mencionó que aun cuando un militante panista de alzó con el triunfo en Taxco, esto fue por la alianza con el partido Movimiento Ciudadano y Partido de la Revolución Democrática (PRD) y no exclusivamente por el trabajo político de la dirigencia.

Ayer el partido blanquiazul festejó su aniversario número 79 en un salón al sur de la ciudad. A dicho evento, presuntamente habrían asistido un grupo selecto de panistas, y habría sido para destapar a González Suastegui para la presidencia del Comité Directivo Estatal.