Por más de una hora, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la educación Guerrero (CETEG) protestaron en el ayuntamiento de Chilpancingo, como parte de las acciones del paro nacional en rechazo a la reforma educativa y evaluación magisterial.

Al menos un centenar de docentes llegaron hasta el palacio municipal de la capital del estado, y colocaron una camioneta para bloquear la avenida Ignacio Ramírez, frente a las oficinas del ayuntamiento.

Esa acción generó que la seguridad del palacio municipal cerrara el inmueble por la amenaza de irrupción del magisterio disidente. En el interior se desarrollaba un evento en contra de la homofobia.

Los manifestantes cerraron simbólicamente esas oficinas de gobierno, y los trabajadores salieron por vías alternas.

“Es una provocación. Nuestra actividad no es en contra de los trabajadores por que estamos del mismo lado. Vamos a permanecer aquí durante el tiempo necesario pues es parte de las acciones resueltas”, manifestó Carlos Botello, integrante de la Comisión Política de la CETEG.

Antes de retirarse del lugar, después de una hora, líderes magisteriales advirtieron que el ayuntamiento de Chilpancingo podría ser el próximo punto para la instalación del campamento en contra de la Reforma Educativa, acción que será definida en la siguiente asamblea estatal.

Los docentes se retiraron después de las 12:00 del día de este martes, y adelantaron que continuarán las actividades de protesta.