Guerrero.- El diputado de Morena, Rubén Cayetano Cervantes, afirmó que los magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) no aceptaron una reunión para tratar las irregularidades en el Tribunal e insistió en la refundación del Poder Judicial en Guerrero.

A través de redes sociales el diputado comentó que luego de 12 días de haber solicitado la reunión abierta “los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Guerrero se negaron”, delegando dicha solicitud para ser atendida sólo por el presidente Alberto López Celis, “con lo que no satisface nuestra petición”.

El diputado señaló que agotó la vía del diálogo para darles a conocer a los magistrados “las necesidades e irregularidades que padece el Tribunal”.

En el escrito enviado por el diputado el 12 de junio al presidente del TSJ, le solicitó una audiencia en alguna reunión de pleno “para poder plantear de manera directa una serie de asuntos que tienen que ver con la impartición de justicia en el estado”. Rubén Cayetano pidió que de aceptar, la reunión fuera pública, no privada o a puerta cerrada.

Cinco días después la presidencia del TSJ respondió al oficio del diputado en el que señala que en sesión el pleno del TSJ acordó que fuera atendido solo por el presidente.

El diputado adelantó que dará a conocer un plan que contiene una serie de acciones en las que convocará a la comunidad jurídica, abogados, jueces, secretarios de acuerdos, proyectistas, académicos, intelectuales, estudiantes de derecho, y sociedad en general para plantear lo que ha venido proponiendo desde hace mucho, la refundación del Poder Judicial de Guerrero.

Como presidente del Colegio de Abogados de Chilpancingo-cargo que dejó luego de asumir la diputación, Rubén Cayetano criticó el trabajo de los magistrados del TSJ y en diversas ocasiones señaló actos de corrupción y nepotismo que afectaban la impartición de justicia en la entidad.