En 2013 la administración que encabezó el exalcalde de Acapulco, y excandidato a gobernador, Luis Walton Aburto pudo haber incurrido en un desvío de recursos por alrededor de 102 millones 654 mil 300 pesos procedentes del Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FISM) de acuerdo con informes oficiales de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En el dictamen que acompaña el informe de la Auditoría Financiera y de Cumplimiento (con Enfoque de Desempeño): 13-D-12001-14-0906 el órgano de fiscalización revisó una muestra de 191 millones 952 mil 800 pesos que representa 41.6 por ciento de los recursos que fueron transferidos a la administración municipal como parte del FISM. La totalidad del monto que fue enviado al puerto en ese año fueron 461 millones 526 mil 900 pesos.

“En el ejercicio de los recursos el municipio registró inobservancias de la normativa, principalmente en materia de obra pública y adquisiciones, así como de la Ley de Coordinación Fiscal y de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, que ocasionaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 102 millones 654 mil 300 pesos, que representa 53.5 por ciento de la muestra auditada; las observaciones determinadas derivaron en la promoción de acciones correspondientes”, indica el documento de la ASF.

Las observaciones de la auditoría indican que al cierre del segundo año del gobierno de Luis Walton todavía estaban pendientes por comprobar 59 millones 84 mil 600 pesos, distintos a los 102 millones 654 mil 300 pesos que constituyen el daño a la hacienda pública federal detectado por la auditoría. Lo que indica que los desvíos podrían haber ascendido a 161 millones 738 mil 900 pesos, tan sólo en 2013.

El ente de fiscalización puntualizó que durante ese ejercicio fiscal, el ayuntamiento de Acapulco, “no dispone de un adecuado sistema de control interno para identificar y atender los riesgos que limitan el cumplimiento de los objetivos del fondo, la observancia de su normativa y el manejo ordenado, eficiente y transparente de los recursos, lo que incidió en las irregularidades determinadas en la auditoría”.

La ASF criticó que sólo 4.1 por ciento de los recursos se aplicaron en zonas de alto rezago social, y “no se aplicó en aquellas de muy alto rezago social”, así mismo:

“Se destinó casi la cuarta parte de los recursos en obras y acciones de urbanización (pavimentos y obras similares), no obstante que persisten en el municipio déficits de cobertura en agua potable, drenaje, y electrificación. En conclusión el municipio no realizó una gestión eficiente y transparente de los recursos del FISM, apegada a la normativa que regula su ejercicio, y tampoco se cumplieron sus objetivos y metas”, se puntualiza en el informe.

De acuerdo con las investigaciones de la auditoría la administración de Luis Walton “realizó traspasos por 487 millones 452 mil 700 pesos para financiar otro programa municipal, de los cuales se devolvieron a la cuenta del fondo 450 millones 629 mil 200 pesos, por lo que existe un importe por 36 millones 823 mil 500 pesos pendientes por reintegrar”.

El organismo detectó una probable malversación de fondos por alrededor de 42 millones 592 mil 237.67 pesos “por no haber aplicado, a la fecha de la auditoría, los recursos reintegrados a la cuenta específica del FISM”, indica el Pliego de Observaciones 13-D-12001-14-0906-06001. Entre otros montos que generaron observaciones por parte de la entidad de fiscalización.