México.- El presidente de la Asociación de Calandrieros en Acapulco, Orlando Vallejos Gualderrama, indicó que los promotores de que quiten a las calandrias ignoran que están enviando a la muerte a los caballos.

Explicó que en los pueblos de Guerrero matan a los equinos para poder comercializar su carne y distribuirla en los centros comerciales o llevar esta carne al cocodrilario de Coyuca de Benítez.

El calandriero señaló que, antes de cambiar los caballos por motos o bicicletas, las autoridades federales tienen que otorgar vehículos de alta calidad, porque ellos entregaron la concesión.

En entrevista telefónica, Vallejo Gualderrama informó que han tenido diálogo con autoridades del estado y del municipio a los que les han pedido que los caballos sean sustituidos por carros eléctricos como realizó el gobierno de Guadalajara.

Sin embargo autoridades mencionaron que estos vehículos no los pueden comprar porque son vehículos muy caros y rebasan el presupuesto, pues cada uno vale 500 mil pesos.

"Nosotros no nos estamos oponiendo a nada, pero las autoridades antes de actuar deben sustituir los caballos por vehículos de alta calidad como los que se trabajan en la ciudad de Guadalajara", señaló.

Denunció que en estos momentos la renovación del permiso de las calandrias autoridades no lo han querido cobrar. Sin embargo, mientras no haya algo concreto y garantías de trabajo para los concesionarios, un total de 350 familias, continuarán trabajando con sus animales.