Berlín, (Notimex).- El alemán Manfred Weber, vicepresidente de la Unión Social Cristiana de Baviera, se postuló hoy aquí para el cargo de presidente de la Comisión Europea (CE) con el lema “Europa necesita democracia, no se puede seguir así”.

Weber, un ingeniero de 46 años y quien desde el 2014 lidera el Partido Popular Europeo (PPE), en su comparecencia en Berlín expuso sus objetivos en busca de presidir la CE, el principal de ellos es una Europa unida y cerca de la gente.

El bávaro y católico Weber es desde hace tres años el vicepresidente del CSU (Unión Social Cristiana de Baviera), que es el partido hermano del CDU (Unión Demócrata Cristiana) de la canciller federal Angela Merkel.

La Comisión Europea emplea a 38 mil personas y Weber ya empezó este miércoles a promocionarse en las redes, con el hashtag #DeinEuropa(#TuEuropa). Su lema: “Europa necesita democracia, no se puede seguir así”.

No hay nada seguro. El 8 de noviembre, los demócratas cristianos europeos se reunirán en Helsinki, en Finlandia, y es entonces cuando debería ser nominado. Hace más de 50 años que ningún alemán ha ocupado este puesto.

Entre algunos socios europeos existe el recelo que sea precisamente un alemán quien presida la CE, un país que ya es el motor económico de la Unión. Se teme que Berlín tenga entonces demasiado peso y protagonismo si además es un alemán quien preside la Comisión.

El luxemburgués Jean-Claude Juncker, también de la familia del Partido Popular Europeo, cerrará su quinto año de mandato en mayo del año que viene, cuando se celebrarán elecciones europeas.

La prensa alemana publicó numerosos comentarios alrededor de la figura de Manfred Weber. El periódico Passauer Neue Presse y el Donaukurier destacaron que Weber “tiene el don de unir a la gente, también gracias a su personalidad”.

Theo Waigel, prominente político de la CSU, le da toda su confianza, mientras el Comisario Europeo de los Presupuestos, el también alemán y conservador Günther Oettinger (CDU), lo calificó de “creíble y competente”.

Tiene diez años de experiencia en el Parlamento Europeo, cosa que le asegura una red de contactos y de amigos que le apoyan. Se dice que tiene más amigos que enemigos. Cuando se convirtió en el líder de la fracción europea de los demócratas cristianos consiguió el respaldo del 97.8 por ciento de los diputados.

Weber ya ha empezado a marcar sus prioridades: no sólo el Brexit le preocupa como tema clave para el 2019, sino también la hostilidad que muestra el presidente de Estados Unidos contra la Unión Europea (UE).

El aumento de las expresiones de extrema derecha en los estados miembro también preocupa al alemán, que insistió en la necesidad de “volver a convencer a la gente de que hay algo nuevo” en la UE para ellos.