México.-En 1997 el mundo fue testigo de una de los trabajos cinematográficos más sorprendentes de la época, y es que el equipo comandado por James Cameron logró no solo recrear el famoso Titanic y construirle una historia de amor que se robó el corazón de millones de personas alrededor del mundo, sino que además lanzó al estrellato a Leonardo Dicaprio, un joven rubio que años más tarde se consagraría como uno de los actores más cotizados de Hollywood.

Titanic tiene muchas escenas icónicas, sin embargo, existe una que dejó (literalmente) una marca que, a 22 años del filme, no se ha borrado. Se trata de la mano que el personaje de “Rose” interpretado por Kate Winslet deja marcada en el cristal de un automóvil antiguo en la escena de sexo con “Jack”.

El pasado lunes, James Cameron compartió en su cuenta de Twitter una foto en la que se observa la mano marcada de Kate Winslet "Más de 20 años después, la infame huella de la mano de @TitanicMovie sigue ahí, mira detenidamente" escribió el director.