México.- El expresidente Felipe Calderón aseguró que no existe una “mano negra” en las manifestaciones que los agentes de la Policía Federal se encuentran realizando desde la semana pasada, sino una “mano morena” que se encuentra afectando los derechos y prestaciones de los servidores públicos.

El esposo de la excandidata presidencial Margarita Zavala se defendió de los señalamientos hechos por el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, quién sugirió que el exmandatario estaría detrás de las protestas de la Policía Federal después de que algunos inconformes solicitarán a Calderón como su representante sindical.

Calderón mencionó que se les ha retirado el seguro médico y el seguro individualizado, además de los viáticos operativos y otros tipos de gastos relacionados a su capacitación que ahora tendrían que “salir de su bolsa”.

También aseguró que ante el retiro de las acusaciones en su contra por parte del gobierno, le parece que el tema fue “muy mal manejado” por las autoridades y que sólo esta pidiendo que escuchen a los elementos para que se les respeten sus derechos.

El exmandatario afirmó que se está realizando una campaña en redes sociales “muy agresiva” en su contra, la cual estaría saliendo tan mal a tal grado que “ya están retirando lo dicho”; también invitó al público a sumarse a su partido México Libre, asegurando que es necesaria la existencia de una oposición política en el país.