Fotos de Claudio Vargas

A un mes de haberse presentado el fenómeno natural de mar de fondo, con olas de hasta 10 metros de altura, y que provocó afectaciones en la infraestructura turística en la zona de Barra de Coyuca de Benítez  y  Plaza Azul en Guerrero, la ayuda y la reconstrucción aún no llega.

En el olvido, afectados por Mar de Fondo - Claudio Vargas 4El crujido de las olas, socavando los cimientos de restaurantes y hoteles localizados en la franja costera en la Región de la Costa Grande, también arrasó con viviendas que se encontraban cerca del mar.

Desde el 2 de mayo, arribaron a la zona personal de Protección Civil del Guerrero, así como miembros de la Marina Armada de México, para socorrer a los habitantes de esos dos poblados.

No obstante, tras retirarse, ya no regresaron a apoyar a los vecinos del lugar para poder salir del golpe de ese fenómeno y reconstruir sus fuentes de trabajo.

El alcalde de Coyuca de Benítez, Ramiro Ávila Morales solamente se concretó a decir que “la contingencia había rebasado la capacidad de respuesta del municipio”, pero no brindó la ayuda material para la reconstrucción de enramadas y casas afectadas.

Han pasado semanas y a un mes del azote del Mar de Fondo, aunado a los estragos causados por el huracán ‘Carlos’, que también provocó daños en la zona costera.

Los afectados insisten en que, pese a que el gobernador pidió al Gobierno Federal que declarara zona de desastre, la ayuda nunca llegó.En el olvido, afectados por Mar de Fondo - Claudio Vargas 2

En la zona se aprecian construcciones de concreto de dos niveles, inclinadas cerca del reventón de olas en Barra de Coyuca.  Enramadas y restaurantes que se ubicaban sobre la franja de arena, en la misma zona donde el mar se une con la laguna, desparecieron por completo.

En la zona turística de Playa Azul el mar se llevó parte de la carretera, y las olas llegaron hasta el otro lado, llevándose casas de madera y tumbando restaurantes de concreto y varias viviendas.

En la zona de playa, el mar arrasó por completo con todas las enramadas y pequeños restaurantes de madera y lámina de cartón que se encontraban a la orilla de la carretera. Sus dueños no pudieron llevarse más que la ropa que llevaban puesta, ante el temor de ser arrastrados por una ola.

Los afectados, quienes molestos no quisieron dar sus nombres, advirtieron que si el gobierno no les brinda la ayuda que necesitan para poder trabajar, entonces tendrán que recurrir al recurso de la protesta y el cierre de calles, como medio para ser escuchados.

“Aquí han venido muchos reporteros a entrevistarnos y sacan el desastre de cómo dejó el fuerte oleaje nuestros negocios y viviendas, pero el gobierno en vez de que venga a ver cómo estamos, pareciera que esto le molesta, porque ya pasó un mes y nada”, señalaron.

Rubén Morales García, uno de los vecinos de la zona, dijo que “es lamentable que en la televisión se diga que la zona desastre el gobierno iba a tramitar recursos del FONDEN (Fondo Nacional de Desastres) pero en los hechos no se ha visto que esos recursos llegan a los verdaderos afectados, a ver si no pasa como cuando pasó el huracán ‘Paulina’, que se robaron toda la ayuda que mandaron de otros países, lucrando con la necesidad de la gente”.

En el olvido, afectados por Mar de Fondo - Claudio Vargas 3