México.- Decenas de manifestantes, en su mayoría mujeres, “tomaron” virtualmente la glorietade Avenida de los Insurgentes en una nueva jornada de manifestaciones en contra de la violencia hacia el sector femenino.  De nueva cuenta, algunas de las y los participantes vandalizaron  mobiliario urbano como la estación del Metrobús, además de agredir a reporteros que realizaban la cobertura; el caso más grave fue el del conductor de ADN 40, Juan Manuel Jiménez al ser golpeado por un sujeto en plena transmisión en vivo. Las autoridades reportan varios heridos por las acciones violentas.

Movilizaciones similares se realizaron en varios puntos del país bajo la consigna de #NoMeCuidanMeViolan, luego de que se filtrara información de que cuatro policías presuntamente abusaron de una joven en la alcaldía de Azcapotzalco.

El lunes 12 de agosto, mujeres de varios colectivos feministas exigieron justicia por el caso de la joven abusada por los policías, así como de otros casos; llegaron a la sede de la Procuraduría de Justicia donde algunas de ellas, encapuchadas o cubiertas del rostro, vandalizaron las puertas de cristal y el vestíbulo.

La tarde del viernes 16 desde distintas sedes partieron para concentrarse una vez en las calles aledañas a la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México (SSC CDMX); afectaron severamente el tránsito en la Glorieta de Insurgentes, así como en la circulación del servicio del Metrobús. Elementos policiacos, sobre todo del agrupamiento femenino hicieron un cerco  en las instalaciones de la dependencia.

Al paso de las horas, parte de las expresiones en rechazo a las agresiones contra mujeres se descontrolaron en todo el circuito de la Glorieta: la estación Insurgentes del servicio de transporte sufrió destrozos de consideración.