Al cumplirse 10 meses de los atentados contra estudiantes en la ciudad de Iguala, los 43 padres de familia de los desaparecidos, recorrieron las calles de Iguala por las cuales policías municipales persiguieron a los normalistas.

Los familiares de los estudiantes desaparecidos, se concentraron en la plaza de las Tres Garantías, en la ciudad de Iguala desde las 17:oo horas.

Cerca de las 6.30, dio inicio un recorrido simbólico por las calles que los estudiantes transitaron el 26 de septiembre durante la tragedia y colocaron ofrendas florales en los puntos en donde cayeron Daniel Solis Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fontes.

Entre consignas de protesta y llanto por la desesperación, los padres de familia exigieron al Gobierno que se dé con el paradero de los normalistas pues a 10 meses de la tragedia, el dolor no ha cesado.

El Zócalo de la ciudad de Iguala, la avenida Periférico y la zona Industrial, fueron los puntos en que los cerca de 200 manifestantes colocaron ofrendas a los normalistas asesinandos elementos de la Policía Municipal.

En entrevista, Felipe dela Cruz, vocero de los padres de familia, recriminó que no haya respuestas a los familiares a casi un año de los sucesos y aseguró que la demanda va a continuar.

Recordó que fue el municipio de Iguala, la cuna del.movimiento social más importante en los últimos años en México.

"Queremos saber en dónde están nuestros muchachos. El Gobierno Federal prometió que caerían todos los culpables incluso quienes cometieron delitos de omisión y Ángel Aguirre sigue libre", demandó.

Por su parte, Vidulfo Rosales Sierra, abogado de Tlachinollan y asesor jurídico de los padres, indicó que hay un factor que no ha sido atendido de ninguna manera y es la participación del Ejército mexicano en el crimen del 26 y 27 de septiembre en Iguala.

"Parece evidente que el Ejército mexicano se encuentra por encima de las autoridades estatales y federales pues han ordenado que no se aperture la zona militar de Iguala a pesar de la presunta participación de las fuerzas castrenses en el atentado".

También agregó: "No queremos que abran la zona militar para nosotros sino para el grupo de expertos y si ellos no tienem nada que esconder, no tiene porque pasar nada".

Agregó que aunque sean 10 meses, el personal de la CIDH puede determinar sí en algún momento los normalistas estuvieron en el batallón de infantería.

"Siempre quedan rastros. Los papás deben de saber la verdad, tienen que saber la verdad", sentenció.

Durante el mitin en las calles, padres de los desparecidos, revelaron que los informes de la CIDH apuntan a la PGR a que se reabra la investigación por el caso de Iguala así como la apertura del 26 batallón de infantería.

La protesta culminó alrededor de las 20:00 horas, en el centro de la ciudad, en donde se realizó una jornada cultural para dar por terminada la XIV jornada global por Ayotzinapa.