Cientos de maestros aglutinados a la Sección XVIII del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), marcharon este lunes en Chilpancingo en contra de la evaluación docente y la reforma educativa.

Además, declararon que se unirán al paro de 48 horas convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que resolvió la jornada de actividades a partir de este lunes.

La movilización dio inicio minutos después de las nueve de la mañana; el contingente partió de la plaza Unidos por Guerrero y avanzó por la avenida Juan N. Álvarez hasta llegar al zócalo de la ciudad, para posteriormente dirigirse a las oficinas centrales del SUSPEG, ubicadas en el barrio de San Mateo.

Con pancartas de protesta, lonas y consigas, cientos de trabajadores rechazaron tajantemente la aplicación de la evaluación docente y la Reforma educativa en general.

Los maestros aseguran que la aprobación de esta reforma impulsada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto es un método para logar despido masivo de docentes y el retiro de beneficios ganados mediante años de lucha.

Posteriormente, los manifestantes tomaron el edificio de la secretaría de Administración y Finanzas del gobierno de Guerrero, y bloquearon las calles aledañas, en pleno centro de la ciudad.