Chilpancingo, Guerrero.- Trabajadores sindicalizados de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) marcharon en Chilpancingo para solicitar un rescate financiero de la paramunicipal al gobernador Héctor Astudillo Flores.

Más de 50 trabajadores del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), salieron en marcha de sus oficinas ubicadas en el barrio de San Mateo con dirección a Palacio de Gobierno, donde entregaron un oficio dirigido al gobernador.

En el documento detallan que la CAPACH requiere de por lo menos 66 millones de pesos para superar la crisis financiera que enfrenta y puedan pagar a los trabajadores prestaciones atrasadas.

Los trabajadores se pronunciaron en contra de la privatización de la paramunicipal, propuesta que hizo el alcalde Antonio Gaspar Beltrán como una forma de rescate del organismo pues el ayuntamiento no puede pagar los gastos que genera.

Gaspar Beltrán dijo que el tema de la privatización de la CAPACH sería llevado a consulta popular para que fueran los ciudadanos quienes decidieran qué pasaría con el organismo.

Los inconformes pidieron una audiencia con el gobernador para explicarle la situación que enfrentan los trabajadores ante la crisis del organismo.