Ciudad de México.- El fallecido fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, estableció en el paraíso fiscal de Bermudas la sociedad “International Volunteer Services”, que le daría facilidades para llevar los millonarios ingresos de su imperio educativo sin pagar impuestos. En Bermudas, la tasa a las sociedades o empresas es de cero por ciento sobre captación y dividendos, y los fideicomisos también están exentos. La cuenta por la que fluía el dinero fue abierta en el Citibank, y era manejada por rectores y administradores de la red de universidades de la Legión, según revelan documentos encontrados en la investigación “Paradise Papers”. “International Volunteer Services” –la sociedad offshore creada en 1994 en Bermudas– era parte de una estructura financiera más amplia diseñada con el auxilio del despacho legal y fiscal Appleby en la que participaban como operadores algunos de los colaboradores más cercanos a Maciel, entre sacerdotes, laicos consagrados y rectores de las universidades vinculadas a la congregación religiosa, según revelan los expedientes consultados. El 28 de julio de 1992, el jerarca de la Legión de Cristo había establecido, también en Bermudas, ‘The Society for Better Education’ la cual, junto con “International Volunteer Services”, alimentaba de recursos al fondo fiduciario Ecyph Limited, afincado en las Islas Vírgenes Británicas. Todo el dinero que pasaba por esa estructura financiera era controlado por Maciel. Era un esquema secreto, que sólo conocían sus colaboradores más cercanos. En los registros de Appleby, el domicilio de la red financiera establecida en Bermudas e Islas Vírgenes es Vía Aurelia 677, en Roma, donde está la Vicaría General de los legionarios, y quienes tenían el control eran el propio Marcial Maciel y su equipo de colaboradores más cercano. Las cuentas eran controladas por las personas de más confianza de Maciel.