México.-María Katzarava triunfó en la Scala de Milán, convirtiéndose así en la tercera soprano mexicana que pisa este teatro. Nació en la Ciudad de México en 1984, sus padres, ambos violinistas profesionales, le enseñaron a María a tocar desde pequeña el piano.

A la edad de 15 años, María se enamoró de la ópera y comenzó a tomar clases privadas de canto. Dos años después, inició su estudio formal de canto en la Escuela Superior de Música en la Ciudad de México.

En 2006, María hizo su debut en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México en el papel de Stéphano en la obra Romeo y Julieta, cantando al lado de grandes voces como Rolando Villazón y Anna Netrebko.

A la fecha, la soprano ha personificado más de veinte roles de ópera y un importante número de conciertos de gala.

María Katzarava atrajo la atención internacional cuando ganó el primer lugar de Ópera y el Premio de Zarzuela en el concurso Operalia, de Plácido Domingo, en 2008.

Se ha presentado en escenarios como la Royal Opera House de Londres, el Teatro Filarmónico de Verona, el Gran Teatro en Ginebra, el Therme di Caracalla en Roma, el Gran Teatro del Liceu en Barcelona, y en recintos de China; Japón, y el Scala de Milán, convirtiéndose así en la tercera soprano mexicana que pisa este teatro.

Diversos reconocimientos acompañan su trayectoria; los más recientes: la Medalla Moncayo que le dieron junto a Plácido Domingo el año pasado.