México.- El exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, solicitó la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador para que se resuelva “un trámite” para recuperar su libertad.

Mediante una carta difundida en Facebook, el exmandatario estatal afirmó que su inocencia se ha probado a través de procesos ante el Congreso de Quintana Roo y de la extinta Procuraduría General de la República (PGR hoy FGR).

“No obstante que se ha probado mi inocencia en el Congreso del Estado (de Quintana Roo), seguiré privado de mi libertad porque falta un trámite, el cual corresponde resolver al presidente Andrés Manuel López Obrador. En él estoy depositando mi fe, con la esperanza de la pronta libertad, pues ha manifestado que se le otorgará la justicia que me ha sido negada por gobiernos anteriores y que no permitirá que permanezcan inocentes en la cárcel, como es mi caso”.

Villanueva, quien permanece internado en una Clínica Campestre de Chetumal, afirmó que permanece a la espera de que un juez de Toluca resuelva su petición de enviarlo a su casa, debido a su delicado estado de salud.

“El pasado 22 de mayo; después de una investigación de más de seis años, los diputados del Congreso del Estado por unanimidad me declararon inocente, confirmando que los hechos ilícitos que me atribuyeron, son falsos, que fueron fabricados y que no cometí ningún delito”, informó.

Agregó que su inocencia también se comprueba con la sentencia absolutoria que el Poder Judicial Federal dictó a favor de Alcides Ramón Magaña “El Metro”, señalado como operador de Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, extinto líder del cártel de Juárez, acusado por la PGR de dirigir una organización de narcotraficantes en Cancún y a quien se vinculó con Villanueva Madrid porque supuestamente éste le brindaba protección.

“La sentencia absolutoria concedida a esa persona demuestra que es inocente, es decir, que no cometió los delitos de narcotráfico y de asociación con narcotraficantes de los que lo acusaron, por lo que si él es inocente, yo también lo soy; él no cometió los delitos y yo tampoco, nunca hubo la supuesta protección”, indicó.

Desde el 6 de junio de 2018, el exmandatario estatal fue trasladado del Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial en el estado de Morelos al Centro de Reinserción Social de Chetumal, allí fue atendido de las diversas enfermedades que padece.

Llegó al país repatriado por Estados Unidos en enero de 2017 y desde entonces permaneció en el Reclusorio Norte acusado de nexos con el cártel de Juárez y de reunirse en varias ocasiones con “El Señor de los Cielos” y su operador “El Metro”.

El exmandatario tiene pendiente de cumplir una sentencia de 22 años de prisión.