México.- Alejandro Martí, Javier Sicilia, Alejandro Jurado y Alfonso Moreno e convirtieron en activistas tras la pérdida de un hijo. La muerte se tranformó en el impuso para que estos hombres alzarán la voz y actuarán contra la impunidad, la corrupción y la violencia que merma la estabilidad del país.

"Cuando una familia sufre la pérdida de un hijo, tiene dos alternativas: una es buscar un rincón para intentar restaurar las heridas, que nunca se quitan, o emprender un compromiso para tratar de evitar que otras familias sufran lo que hemos sufrido", mencionó el empresario.

De un hombre de negocios exitoso, que construyó el emporio de las tiendas deportivas Martí, don Alejandro Martí pasó a ser un incansable activista por la justicia en el país, a través de su fundación México SOS, luego del secuestro y asesinato de su hijo menor, Fernando de 14 años.

Javier Sicialia antes de la muerte del asesinato de su hijo Juan Francisco, tan solo era conocido por ser poeta, por haber ganado varios premios prestigiosos. La lucha del poeta comenzó en mayo de 2011 en la Plaza de Armas, en Cuernavaca, Morelos. Ahí, luego de leer su último poema y llamar a todos los mexicanos a manifestarse contra la violencia, nació el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

"El mundo ya no es digno de la palabra. Nos la ahogaron adentro. Como te asfixiaron. Como te desgarraron a ti los pulmones. Y el dolor no se me aparta, sólo queda un mundo. Por el silencio de los justos. Sólo por tu silencio y por mi silencio, Juanelo. El mundo ya no es digno de la palabra, es mi último poema, no puedo escribir más poesía…la poesía ya no existe en mí”, manifestó el poeta.

A este movimiento convocado por Sicilia, se unieron Alfonso Moreno y su esposa, Lucía Baca, quienes han buscado a su hijo Alejandro desde hace ocho años y cuatro meses. Esta historia de búsqueda implacable y dolor comenzó el 27 de enero de 2011, cuando Alejandro, de entonces 33 años, salió de la Ciudad de México conduciendo su carro, un Mazda rojo, rumbo a Laredo, Texas, donde pasaría sus vacaciones.

"Me mantengo en esta lucha, primero para encontrar a mi hijo, luego para que ninguna familia vuelva a estar en nuestra situación y para que las autoridades federales, estatales y municipales hagan su trabajo y dejen de coludirse con la delincuencia organizada, que tanto se ha infiltrado en gobiernos de todos los niveles”, afirmó Moreno.

Con información de Excelsior