#A sangre fría

Masacre de Allende, una matazón a cargo de 60 sicarios de Los Zetas

Se habla de que 42 personas fueron desaparecidas, pero los lugareños que vivieron esa noche de terror, aseguran que fueron más de 300 las residentes “levantados”.

Por Redacción, 2019-06-27 16:33

México. Notimex.- La masacre de Allende, Coahuila, continúa en el misterio, porque hasta hoy se desconoce dónde están las víctimas que fueron arrancadas de sus hogares aquel 18 de marzo de 2011.

Desde las 18:30 horas del día citado, por lo menos 60 sicarios del cártel de Los Zetas, tomaron por asalto el pueblo entero ubicado a 60 kilómetros de la frontera con Estados Unidos diezmando a su población, sus acciones se enfocaron principalmente en el rancho “Los Garza”.

En las siguientes 48 horas de ese día, se habla de que 42 personas fueron desaparecidas, pero los lugareños que vivieron esa noche de terror, aseguran que fueron más de 300 las residentes “levantados” por el Cártel de Los Zetas. Desafortunadamente la fiscalía centra su investigación en sólo 26 personas.

Al menos así lo documentó el prestigiado investigador de El Colegio de México Sergio Aguayo quien, junto con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, dieron a conocer lo que realmente ocurrió en el municipio de Allende, Coahuila.

Como responsables de la masacre y desaparición aparecen los hermanos Miguel Ángel (Z-40) y Omar Treviño Morales (Z42), exlíderes de Los Zetas y quienes ahora están detenidos.

Según el estudio de Sergio Aguayo, los hermanos Treviño Morales fueron quienes dieron la orden de perpetrar la masacre porque pensaban que dentro de su organización había tres traidores, quienes presuntamente estaban colaborando con las autoridades de Estados Unidos.

Para Miguel Ángel y Omar, los traidores se habían apoderado de 10 millones de dólares en ganancias producto de la venta de drogas, y los sospechosos eran Alfonso “Poncho” Cuéllar, Héctor “El Negro” Moreno y Luis “La Güiche” Garza.

La versión señala que tras el ataque y desaparición forzada de cientos de pobladores, quedó en evidencia la colusión de Los Zetas con las autoridades locales, pues los 20 policías municipales recibieron la orden de no salir a patrullar.

Los uniformados, además, fueron instruidos por sus superiores a no responder a los llamados de auxilio de la población, así es que los teléfonos de la comandancia no dejaron de sonar infructuosamente por largas horas.

La investigación dejó al descubierto que en el operativo de Los Zetas participaron elementos de la Policía Municipal, ya que muchos de las víctimas o “levantados” fueron subidos a golpes a las patrullas policiacas.

EL RANCHO DE LA MUERTE

Se estableció que la mayoría de los desaparecidos fueron llevados uno a uno, o en grupos, durante todo el fin de semana hasta el rancho de la muerte, donde fueron ejecutados.

Los habitantes de Allende vivieron una noche de terror y antes del anochecer de aquel 18 de marzo, las casas fueron vandalizadas, baleadas e incendiadas, pero antes de arrojarles lumbre incitaron a la población a saquear las viviendas de los ahora desaparecidos.

Aquella noche fue un verdadero infierno en el rancho de la muerte (rancho de Los Garza), donde los sicarios habían asesinado a decenas de personas. Se dice que después de ejecutarlas, apilaron los cuerpos y los rociaron con gasolina para prenderles fuego.

Los cuerpos ardieron durante toda la noche y los propios miembros del grupo delictivo se encargaron de alimentar el fuego utilizando gasolina, convirtiendo esa bodega en una hoguera macabra.

Entre las víctimas de esa noche infernal había niños, niñas y personas de la tercera edad. “Los Zetas agarraron parejo”, señala uno de los testigos en el informe de Sergio Aguayo.

La masacre fue tan brutal que es comparada con la de los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, en aquel horrendo agosto del año 2010, cuando Los Zetas se separaron del Cártel del Golfo y comenzaron una guerra sin cuartel a fin de controlar los territorios para el trasiego de droga.

Pero la historia no termina ahí; tuvieron que pasar siete años para emitir una recomendación y ocho para que el gobierno pidiera una disculpa pública, la cual se llevará a cabo en próximos días.

Pero lo que no queda claro para las autoridades investigadoras, es que fue lo que ocurrió realmente aquel fatídico 18 de marzo del 2011, y dónde están los restos de las personas desaparecidas.

En Allende sólo quedan los vestigios del peor ataque a una población civil en los últimos años, y como muestra están las casas y residencias, las cuales fueron atacadas a balazos e incendiadas, pero de los desaparecidos, curiosamente no se sabe nada.

#A sangre fría

Ladrones se disfrazan de mecánicos par extorcionar en Periférico

Engañan a conductores en tramos de Periférico; les aseguran que su auto presenta una falla.

Por Redacción, 2019-07-23 12:06

México.-En las últimas dos semanas, células delictivas han cometido al menos 10 fraudes a automovilistas, en una de las principales vías de la capital: Periférico.

Son por lo menos cuatro delincuentes los que operan el llamado “fraude mecánico”, el cual consiste en visualizar a sus víctimas, así como a su vehículo, y cuando éstos circulan sobre esta vialidad, les dan alcance.

Los integrantes de estas células fraudulentas —de las cuales aún no se conoce si pertenecen a un mismo grupo u operan de forma individual— enganchan a los conductores asegurándoles que su vehículo tiene alguna falla.

En algunas ocasiones afirman que el problema es en la computadora del vehículo, en otras, que las llantas están bajas, momento que ocupan para hacer que el conductor baje de su vehículo y ellos logren tomar el control.

Cuando el conductor desciende del automóvil, se acercan varias personas más, quienes fingen ayudar en el conflicto y llaman a personas de diferentes aseguradoras, quienes terminan por ofrecer servicios para reparar las fallas.

Sin embargo, todo forma parte de este modus operandi, que en lo que va de este mes ha registrado al menos 10 casos, de acuerdo con el Consejo Ciudadano.

En todos los casos, las personas entregaron diferentes cantidades, las más altas de hasta 40 mil pesos, lo que supuestamente corresponde a los servicios que se otorgaron para reparar la “falla mecánica”.

De acuerdo con lo narrado por las 10 víctimas a través de las líneas del Consejo Ciudadano, los delincuentes pueden llamar a una supuesta aseguradora o los llevan a un taller mecánico específico, el cual también está en contubernio con los delincuentes.

Las víctimas de estos casos fueron orilladas a entregar los montos que les indicaron los hombres; en uno de los casos, incluso acompañaron a la víctima hasta una sucursal bancaria, y en otro hasta su domicilio.

Estas operaciones pueden durar de 40 minutos a una hora, cuando posteriormente los estafadores piden grandes cantidades de dinero.

En el último caso registrado por el Consejo Ciudadano, el fallo que supuestamente repararon los defraudadores fue el de una computadora de automóvil, incluso acompañaron a la víctima al cajero para cobrar la suma “necesitada para las reparaciones”.

Precauciones. Una de las principales características en el actuar de estos delincuentes es que observan a sus víctimas en lugares cerrados, como un centro comercial, y logran actuar cuando los carros están estacionados, a veces pican las llantas con tachuelas.

El presidente del Consejo Ciudadano, Salvador Guerrero Chiprés, dijo que 30% de los casos ha ocurrido en Gustavo A. Madero; 20% en Coyoacán; 20% en Benito Juárez; y 10% en alcaldías como Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza.

Las principales víctimas son mujeres y adultos mayores de 60 años. La avenida en donde se ha presentado esta modalidad de fraude es Periférico, a la altura de las demarcaciones mencionadas.

Los delincuentes pueden actuar bajo la apariencia de una aseguradora, por lo que el Consejo Ciudadano confirmó con aquellas empresas afectadas y al menos dos compañías señalaron que ya tenían conocimiento de este modus operandi.

#A sangre fría

EU sólo persigue a los capos que le deben algo y cobrar venganza

En México hay líderes criminales poderosos, pero el país vecino busca a Rafael Caro Quintero porque asesinó a un agente de la DEA.

Por Redacción, 2019-07-23 11:51

México.- Con la caída de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, otro narcotraficante mexicano se convirtió en el más buscado por la DEA, por encima de los actuales cabecillas del Cártel de Sinaloa y del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

A pesar de que tanto Ismael “El Mayo” Zambada y tres de los hijos de “El Chapo” Guzmán, de Sinaloa, aparecen en la lista de los más buscados, junto con Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, del CJNG, aparecen en la lista de los más buscados por la DEA, en este momento la agencia tiene ubicada a “otra persona que es muy importante”.

“La prioridad número uno de la DEA es Rafael Caro Quintero, mató a uno de nuestros agentes, Kiki Camarena”, dijo en entrevista con la prensa internacional Ray Donovan, director de la agencia en Nueva York.

Caro Quintero fue detenido en Costa Rica el 2 de abril de 1985, cuando su acompañante, Sara Cosio, quien presuntamente había sido secuestrada en México, llamó a su familia.

“También están los hijos de ‘El Chapo’, obviamente, y otros, todos están en nuestra web, pero para nosotros Rafael Caro Quintero es algo personal”, dijo al diario español El País.

Además de ser buscado por la DEA, en 2018 el FBI ofreció por su captura una cifra histórica de 20 millones de dólares. Foto: PFP, Cuartoscuro

Aunque en teoría Caro Quintero está prófugo de la justicia y retirado del negocio, Donovan aseguró que ha vuelto al tráfico de drogas, a pesar de que desde que salió de la cárcel se encontró con un contexto completamente distinto al de la década de los ochenta, cuando junto con el Cártel de Guadalajara dominaba el negocio, “desde luego ha vuelto a traficar”.

Para la agencia, el tema de Caro Quintero se ha vuelto personal ya que junto con los narcotraficantes, Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, fue acusado de participar en el secuestro, tortura y asesinato del ex agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar y su piloto Alfredo Zavala, en febrero de 1985.

Camarena era torturado con sadismo mientras un médico lo mantenía con vida para sí prolongar el sufrimiento. El examen que se le practicó al cadáver reveló que Camarena, quien como agente encubierto logró infiltrarse en el Cártel de Guadalajara, reveló que había sido castrado y enterrado vivo.

Caro Quintero fue detenido en Costa Rica el 2 de abril de 1985, cuando su acompañante, Sara Cosio, quien presuntamente había sido secuestrada en México, llamó a su familia. La comunicación fue interceptada y las autoridades llegaron en cuestión de minutos al rancho donde se escondía el narcotraficante.

En enero de 2005, fue trasladado el narcotraficante Rafael Caro Quintero, quien se encontraba en el Cefereso de Puente Grande, Jalisco, hacia el penal de Matamoros, Tamaulipas.

Sin embargo, luego de 28 años preso, el 9 de agosto de 2013 dejó las instalaciones del Penal de Puente Grande, en Jalisco, luego que el Primer Tribunal Colegiado de Guadalajara ordenara su libertad al considerar que había sido juzgado de forma indebida por el crimen de Camarena.

Posteriormente la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmó la sentencia y consideró que debería ser recapturado, el gobierno de Estados Unidos pidió su extradición, pero desde entonces se desapareció.

Fue hasta julio de 2016 cuando reapareció en una entrevista con el semanario Proceso para negar su responsabilidad en el asesinato de Camarena y asegurar que estaba retirado del negocio, sin embargo, un informe de la DEA de 2017 lo identificó como uno de los dos operadores principales del Cártel de Sinaloa.

Según el informe titulado “Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas”, Caro Quintero e Ismael “El Mayo” Zambada son cabezas de células y se encargan de recibir y controlar la distribución de droga para ese grupo en Phoenix, Arizona.

Además de ser buscado por la DEA, en 2018 el FBI ofreció por su captura una cifra histórica de 20 millones de dólares.

Fue hasta julio de 2016 cuando reapareció en una entrevista con el semanario Proceso para negar su responsabilidad en el asesinato de Camarena y asegurar que estaba retirado del negocio. Ninguna agencia de Estados Unidos había ofrecido una recompensa tan alta por un capo mexicano, ni siquiera por los líderes de los cárteles del Golfo y de Sinaloa, Osiel Cárdenas Guillén, “El Mata Amigos”, y Joaquín “El Chapo” Guzmán, respectivamente. Russ Ellersick, agente especial del FBI en la división de Seattle, quien investiga el caso, declaró que Caro Quintero “tenía un tremendo poder hace tres décadas”.

Desde 2017, su actual esposa, la ex reina de belleza Diana Espinoza Aguilar, a la que conoció en la cárcel, ha buscado obtener la certificación de marca registrada del nombre Rafael Caro Quintero, como consta en la Base Mundial de Datos sobre Marcas (OMPI).

Sus dos solicitudes, una realizada en mayo de 2017 y otra un mes después, permanecen en el estatus de pendiente.

En las fichas consta que la solicitud se refiere al registro de marca para productos de imprenta, fotografías, publicaciones impresas, revistas, papelería, material para artistas y de dibujo, entre otros.

#A sangre fría

Encuentran dos fosas clandestinas en carrera de Chihuaua

También se extrajeron diversas prendas de vestir y 28 restos óseos que se encontraban en la superficie.

Por Redacción, 2019-07-23 10:50

México,Notimex.-Dos fosas clandestinas con cuatro cuerpos se encontraron este día a la altura del kilómetro 11 de la carretera que conduce de Juárez a Nuevo Casas Grandes, ésto en una intervención efectuada por parte de la Fiscalía de Distrito Zona Norte, en coordinación con la Comisión de Búsqueda de Chihuahua.

También se extrajeron diversas prendas de vestir y 28 restos óseos que se encontraban en la superficie.

La evidencia asegurada, fue trasladada al área de Servicios Periciales, en donde se realizarán estudios genéticos para establecer la identidad de las víctimas, además de determinar si contaban con reporte de desaparición.

La Fiscalía de Distrito conducirá las investigaciones en torno a este hecho a efecto de garantizar el acceso a la justicia a las víctimas y sus familias, en tanto que la Comisión Estatal de Búsqueda continuará apoyando las labores de identificación.