El fiscal del estado de Guerrero, Javier Olea Peláez dijo a Proceso que el homicidio de nueve personas en la localidad de El Cundancito, municipio de Coyuca de Catalán, fue una reunión en la que se dieron cita secuestradores y narcotraficantes.

Medios locales de la región Tierra Caliente informaron que una fiesta de quince años se celebró en la población de Las Tecomacas, en casa del señor Gabino Hernández Cansino, donde sucedió una discusión entre las familias Islas Salto y Coria García, quienes terminaron enfrentándose con armas de fuego y murieron nueve personas, la mayoría del sexo masculino y algunos menores de edad.

 Relacionado: Asesinan a nueve personas en Coyuca de Catalán, precisa Fiscalía

Olea Peláez Olea indicó que ambos grupos se encontraban en la fiesta, donde ingerían alcohol e intentaban dividirse la zona, pero no llegaron a acuerdos y comenzaron los balazos.

‘En la fiesta había dos grupos de secuestradores, extorsionadores, homicidas y narcotraficantes. Entonces fue una reunión entre dos grupos, supongo que a los calores del alcohol no llegaron a ningún acuerdo y se agarraron a balazos. Murieron cuatro de un grupo y cinco del otro’, según el portal de noticias de la revista.

Dijo que uno de los grupos que participó en el enfrentamiento se le denomina de La Sierra y la otra parte son una escisión de ‘delincuentes peligrosos’.

Según la nota, la revista Proceso publicó que ‘una reunión entre líderes de los grupos delictivos Los Caballeros Templarios y del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) desencadenó la matanza registrada este fin de semana en el poblado El Cundancito, municipio de Coyuca de Catalán, en la parte serrana de la región de Tierra Caliente’.

‘El narcoencuentro fue convocado por José Isabel El Chabelo Salamanca Rodríguez, identificado como jefe de una célula criminal al servicio del CJNG. Al llamado acudieron miembros de la familia Islas Saltos, originarios del poblado vecino de El Cundán Grande. Los Islas son señalados como parte de la estructura de Los Caballeros Templarios que dirige un hombre apodado El Zarco en la región de Tierra Caliente, quien controla la parte serrana de Coyuca de Catalán, según reportes oficiales consultados por Apro’, refiere.

La reunión de la noche del sábado 30 de enero tenía como objetivo ‘fijar reglas’ sobre el control de las zonas de producción de amapola y trasiego de heroína hacia el mercado de Estados Unidos, de acuerdo con Proceso.

Según Proceso, los cabecillas de ambos grupos no llegaron a ningún acuerdo y decidieron usar las armas para aniquilarse, indicaron las fuentes consultadas por el reportero del semanario.

Sobre la violencia en la región Tierra Caliente del estado de Guerrero, el comisionado nacional de Seguridad Pública, Renato Sales, aseguró el lunes que ésta se debe a las pugnas entre agrupaciones criminales que buscan retomar el control del territorio.

Sin dar nombres, el funcionario explicó que la confrontación se ha dado entre dos agrupaciones de la delincuencia organizada y algunas células de los mismos que han ido extendiéndose en la entidad.

‘No dejamos de reconocer que existen muchísimos problemas pero se está trabajando en estrecha coordinación con las autoridades del estado para enfrentarlos. El gobierno de la República y el gobierno de la entidad federativa, en Guerrero, están trabajando permanentemente, no negamos que los problemas persisten, pero se están atendiendo’, afirmó Sales.

Según la información en el Cundan Grande se localizaron a tres personas,  quienes ya eran velados en sus domicilios por sus familiares.

 Relacionado: Identifican a las víctimas de enfrentamiento en Tierra Caliente