Son muchas las causas que pueden estar detrás de un cabello que pierde su brillo y aparece con un aspecto reseco. En ocasiones, los productos que utilizas habitualmente tienen mucho que ver con ello y por eso resulta necesario de vez en cuando darle una cura con remedios naturales que le ayuden a recuperarse. En este caso te vamos a plantear hacerlo con mascarillas capilares creadas con ingredientes caseros muy fáciles de encontrar en tu hogar.

Puedes aplicarte estas  mascarillas antes del lavado, con el pelo seco para que hagan un efecto mayor durante una media hora con el cabello envuelto en una toalla. O, puedes optar por el modo clásico de aplicación, durante el baño, justo después del champú y dejando actuar al menos 10 minutos. Aunque muchas de las comerciales tienen un tiempo de reposo menor, recuerda que al tratarse de ingredientes naturales hay que dejarlas un rato más.

Aquí todos los ingredientes y el modo de aplicación de estos remedios casero que le darán luz a tu cabello:

Mascarilla de aguacate y plátano

Ingredientes:

1 aguacate

1 plátano

1 huevo

Miel

2 cucharadas de aceite de oliva

Mezcla todos los ingredientes y aplícala en el pelo desde la raíz a todo lo largo del cabello. Deja actuar durante media hora y luego enjuaga abundantemente.

El resultado será un cabello nutrido por la acción del plátano, un cabello más fuerte e hidratado por la acción del aguacate y más brillante por la acción del aceite de oliva. La miel le aportará suavidad. Este acondicionador es muy útil para reparar el cabello dañado.

Acondicionador de yogur

Ingredientes:

1 Huevo

1 Yogurt natural

Bate el huevo, añade el yogur y revuelve. Aplica la mezcla al cabello dando un masaje suave y tapa con un gorro de ducha. Deja actuar durante media hora y luego enjuaga abundantemente con agua tibia. El efecto del acondicionador será un pelo brillante gracias al huevo y un pelo sedoso y fácil de peinar será el efecto del yogur.

Acondicionador de vinagre y huevo

Ingredientes:

3 huevos

Aceite de oliva

Vinagre

Miel

Zumo de un limón

Separa la clara de las yemas. Bate las yemas y agrégale el vinagre y el zumo del limón. Mezcla todo y añade 2 cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de miel. Sigue revolviendo hasta conseguir una pasta blandita. Aplícala en el pelo y déjala actuar al menos durante quince minutos, luego enjuaga varias veces con agua tibia. El vinagre fortalecerá tu pelo, pues evitará su caída, la miel le dará brillo, el aceite de oliva le aportará suavidad y el huevo reforzará las acciones anteriores.

Ya no tienes excusa para tener un pelo descuidado, con estos acondicionadores caseros necesitarás poco tiempo y poco dinero para conseguir un pelo de envidia. Además, puedes despreocuparte acerca del daño que puedan causar en tu cabello porque no incorporan absolutamente ningún ingrediente químico, como si ocurre en los acondicionadores y mascarillas que puedes comprar en las tiendas habituales. Son baratos, son ecológicos y además, son perfectos para presumir de un pelo bonito. ¡Qué esperas para probarlos!

Centromujer.republica.com