La compañía ha anunciado que quiere deshacerse de las antiguas contraseñas o métodos de autentificación mediante PIN y empezar a utilizar selfies para aprobar las compras en línea, así que lanzará una nueva tecnología que permitirá a los usuarios autorizar compras online a través de la huella única de su cara, estará disponible en algunos de los grandes bancos en EE.UU., Canadá, el Reino Unido y algunos países de Europa en los próximos meses.

La idea de MasterCard es que se estandarice el uso del reconocimiento facial como método de autenticación de pagos en los próximos cinco años, pues según el presidente de soluciones de seguridad empresarial en MasterCard, Ajay Bhalla, el uso de escáneres de huellas dactilares y faciales para compras es más seguro que las contraseñas tradicionales.

El sistema comprueba que la imagen se está tomando en tiempo real

El funcionamiento de MasterCard se basa en comprobar con cada compra la identidad del usuario: aquellos que quieran empezar a utilizar este sistema de pago por selfies, tendrán que descargar una aplicación especial de MasterCard que les permita hacerse una foto cada vez que hagan una compra en línea. De esta forma, la cara del usuario será analizada para demostrar que no son los hackers o ladrones los que están haciendo una compra.

El sistema tiene una forma de verificar que la foto es reciente y en tiempo real, y no se utiliza una imagen antigua: para verificar que se trata de una autofoto legitima, el sistema obliga a los usuarios a parpadear cuando se toman su propia foto a través de un sistema de indicaciones, algo que impida que pueda ser utilizado un vídeo, por ejemplo.

MasterCard no es la única compañía que está apostando por el reconocimiento facial como forma de verificar la identidad, porque esta tecnología es una tendencia dentro de las tecnológicas para las que grandes gigantes como Intel tienen planes y soluciones que permiten implementarlas en sistemas de autentificación de PCs, o verificación de identidad en el sector del automóvil.