#Orbis

Matan exgerrillero de la FARC; que mis nietos no pasen por lo mismo: padre

«La esperanza la tengo, la paz tiene que llegar por mis nietos. Tengo 22 nietos, no quiero que la guerra siga, quiero que todo marche bien que mis hijos y nietos tengan una vida feliz.

Por Redacción, 2019-08-25 10:25

México, (EFE).– El pasado 22 de abril la vida de José Manuel Torres dio un giro inesperado, un militar asesinó a sangre fría a su hijo Dimar, un exguerrillero de las FARC que había vuelto a casa al calor del proceso de paz. Hoy su deseo es claro, que sus nietos no pasen por lo mismo.

«La esperanza la tengo, la paz tiene que llegar por mis nietos. Tengo 22 nietos, no quiero que la guerra siga, quiero que todo marche bien que mis hijos y nietos tengan una vida feliz. No quiero que el hijo de mi Dimar tenga que pasar por la misma situación que pasó (su padre)», afirma Torres a Efe.

José Manuel, de 74 años, sigue viviendo en su casa de toda la vida, al lado de la que Dimar había comenzado a construir para instalarse y cuidar a sus padres. Está en una pequeña aldea, Campo Alegre, en medio de un camino que parece no conducir a ningún lugar en pleno corazón del Catatumbo, una región incendiada por el conflicto armado y pegada a la frontera con Venezuela.

Para llegar hasta su hogar de campesino hay que atravesar en el municipio de Convención, en el departamento de Norte de Santander, montañas sembradas de coca durante horas de camino polvoriento, el mismo que recorrió Dimar cuando salió de la cárcel y dejó las armas tras la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC.

Ese día, los padres de Dimar vieron volver su gran esperanza, la que debía ayudarles en una vejez acelerada por la dureza de la vida en una región asociada al conflicto y en la que las siglas de guerrillas -FARC, ELN, EPL- se entrelazan con el viejo fantasma del paramilitarismo en un bucle de violencia que parece infinito.

Con su escueto vocabulario, José Manuel recuerda cuando su hijo regresó y sintió «una alegría muy grande».

«El volvió a trabajar y siguió ayudándome, estuvo conmigo en la casa y construyó una casita al lado de la mía. Luego se consiguió una muchacha y siguió viviendo conmigo», rememora José Manuel.

Sus padres y su nueva pareja dependían de él y parecía que iba a retomar una vida en la que la guerra debía ser un largo y oscuro paréntesis.

Sin embargo se le cruzó en medio de un camino el cabo segundo Daniel Eduardo Gómez Robledo que le disparó en medio de la noche y, según las denuncias de la comunidad, intentó ocultar su cadáver.

En Campo Alegre los rumores ya se han disparado y las acusaciones contra los militares son de todo pelaje. Lo que sí quedó demostrado es que no querían mostrar su cuerpo ya sin vida y una treintena de vecinos tuvo que ir a reclamarlo.

El escándalo sacudió toda Colombia y terminó con el coronel Jorge Armando Pérez Amézquita, superior inmediato del cabo Gómez, llamado a retiro y el ministro Guillermo Botero sometido a debate en el Congreso.

Sin embargo el tiempo ha corrido y el caso va quedando en el olvido entre la opinión pública colombiana aunque marcado a fuego en la memoria de José Manuel y de su nuera, que tendrá un hijo póstumo de Dimar.

«Yo nunca había perdido un hijo, yo siempre le pedí a Dios que nunca fuera a perder uno antes de morirme, Dios no me escuchó. Nunca me imaginé la muerte de mi hijo», explica.

José Manuel y su esposa están ahora a la espera de su nuevo nieto a quien asegura que recibirán «con mucho gusto» y en previsión de lo que espera al final de su vejez no duda al asegurar: «Si no lo criamos nosotros lo criarán los tíos».

Como si todavía no lo creyera, José Manuel recuerda a Dimar aún vivo, sin el camuflado militar ni el fusil que le «decía que estaba muy feliz y que iba a seguir su vida de civil trabajando» y manteniéndole hasta que muriera.

«Escucharlo me deba mucha alegría. Nos íbamos a trabajar y me decía ‘papá siéntese, no trabaje tanto’. Él nunca me dejaba solo», agrega.

Pese a todo, José Manuel habla sin rencor y afirma que si tuviera delante a los militares que asesinaron a su hijo «les diría que hicieron muy mal matándolo» y está seguro que «a ellos no les gustaría que les mataran a los suyos de ese modo, abrieran un hueco y se los enterraran como hicieron con mi hijo».

«Me dijeron que no habían sido ellos. Yo les dije que si mi hijo les debía algo porque no lo pedían», dice todavía con el recuerdo de su hijo fresco.

¿Usted todavía puede perdonar? «Ya lo que pasó, pasó. Habrá que perdonar, si perdonó Dios ¿por qué yo no?», responde lacónico.

#Orbis

Frente Sandinista homenajea a poeta asesino de Somoza

Los sandinistas colocaron una ofrenda floral en el monumento de una rotonda que lleva el nombre de Rigoberto López Pérez

Por Redacción, 2019-09-21 14:54

México.- El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) rememoró este sábado al poeta Rigoberto López Pérez, quien hace 63 años dio muerte al expresidente de Nicaragua Anastasio Somoza García, considerado un dictador por los nicaragüenses.

Los sandinistas colocaron una ofrenda floral en el monumento de una rotonda que lleva el nombre de López Pérez, declarado en 1981, durante el primer Gobierno sandinista, héroe nacional porque «marcó el inicio del fin de la dictadura somocista».

En ese tributo participó la alcaldesa de Managua, la sandinista Reyna Rueda, y miembros de la Juventud Sandinista, el brazo juvenil del FSLN.

«Rigoberto vive en nuestros pensamientos y en nuestros corazones y estamos dispuestos, hasta las últimas consecuencias, a defender nuestra paz y nuestra revolución», dijo la alcaldesa de Managua en el acto.

«Hoy nos comprometemos a continuar acompañando a este Gobierno porque no fue en vano el sacrificio de nuestros héroes, y nosotros, como pueblos, no estamos dispuestos a dar ni un milímetro de espacio a la violencia, a la agresión», agregó.

Los sandinistas también honraron al poeta con una actividad cultural en la ciudad noroccidental de León, donde ocurrió el hecho, así como en otros municipios del país.

A sus 27 años, López Pérez, un poeta de filiación liberal, hirió de muerte de varios disparos con balas envenenadas a Somoza García el 21 de septiembre de 1956, en León, 90 kilómetros al noroeste de Managua.

Somoza García asistía a una fiesta en el Club de Artesanos de León para promover su reelección presidencial, cuando López Pérez hirió al fundador de la dinastía somocista.

El padre de la dinastía familiar que gobernó Nicaragua de 1937 a 1979, murió ocho días después en el Hospital Gorgas, situado en la entonces Zona del Canal de Panamá, administrada por Estados Unidos.

Tras dispararle a Somoza García, López Pérez fue acribillado a tiros por la seguridad del gobernante nicaragüense.

Los críticos al sandinismo acusan al Gobierno del presidente Daniel Ortega de promover la muerte al erigir un monumento en honor a López Pérez y darle categoría de héroe nacional.

#Orbis

Sismo deja 49 heridos y daños materiales en Albania

el epicentro de los movimientos telúricos se localizó al norte de Durrës, en el mar Adriático, con una intensidad de 5.6 y 5.1 de manera respectiva.

Por Redacción, 2019-09-21 14:40

Notimex.- Al menos 49 heridos y daños materiales aún sin cuantificar provocaron este sábado dos sismos registrados en Albania, de magnitud 5.6 y 5.1 grados, con epicentro en las cercanías de Durrës, ciudad costera del mar Adriático, según los primeros reportes.

El Instituto de Geociencias, Energía, Agua y Medio Ambiente informó que el epicentro de los movimientos telúricos se localizó al norte de Durrës, en el mar Adriático, con una intensidad de 5.6 y 5.1 de manera respectiva.

Según estimaciones. el primer temblor se sintió como si fuera de magnitud 7.5 grados en Tirana, la capital de Albania, y alrededor de 8 en Durrës, ciudad portuaria.

Expertos del instituto indicaron que los sismos, ocurridos con una diferencia de 11 minutos, son los más poderosos en Albania desde el 15 de abril de 1979.

El primer sismo se registró a las 14:04 GMT, tuvo su epicentro a seis kilómetros al norte de Durrës, mientras el segundo ocurrió 11 minutos más tarde, a las 14:15, y su epicentro se ubicó a 9.2 kilómetros del mismo lugar.

El periódico Gazeta Ballkan informó que al menos 49 personas heridas acudieron al Hospital de Traumatología después de los temblores, y que hasta el momento no se registran víctimas mortales, pero sí cuantiosos daños materiales.

La prensa local y redes sociales difunden imágenes de varios edificios y carros afectados por los movimientos telúricos y a cientos de personas en las calles presas de pánico.

Numerosos videos y fotos muestran cómo en los supermercados los artículos de los anaqueles terminaron en el piso, así como en las casas varios muebles y otros enseres domésticos también se cayeron.

Los sismos, seguidos ya de varias réplicas, la más alta de 4.4 grados, afectaron diversas ciudades, pero provocaron más daños en Durrës, según los primeros reportes.

#Orbis

Tiroteo en bar deja dos muertos y nueve heridos en Carolina del Norte

El tiroteo ocurrió alrededor de las 02:45 horas locales en el Old Skool Sports Bar & Grill, cuando se encontraba lleno de clientes.

Por Redacción, 2019-09-21 11:28

Notimex.- Al menos dos personas murieron y nueve resultaron heridas de bala este sábado durante un ataque en un bar en Carolina del Sur, poco después de otro tiroteo durante un partido de futbol americano en Filadelfia, en el estado de Pensilvania, en el que dos adolescentes fueron lesionados.

El tiroteo ocurrió alrededor de las 02:45 horas locales en el Old Skool Sports Bar & Grill, cuando se encontraba lleno de clientes, informó la comisaría del condado de Lancaster, al norte de Columbia, en un comunicado en el que anunció la apertura de una investigación, según el diario The New York Times.

Cuatro personas fueron trasladadas vía aérea a diversos hospitales y las otras cinco recibieron la atención médica en el lugar, informaron fuentes policiales sin precisar si quien cometió el ataque fue una sola persona y si habría sido arrestada.

El ataque al bar tuvo lugar luego que la noche del viernes dos adolescentes de 14 y 15 años resultaron heridos de bala en un tiroteo en las gradas del estadio Marcus Foster Memorial en Filadelfia, Pensilvania, durante un partido de fútbol americano entre los equipos de dos escuelas secundarias.