España.- María Isabel, fue reportada como desaparecida hace un mes por las personas que la cuidaban; hace unos días su brazo fue encontrado flotando en un arroyo por jóvenes pescadores.

Según el testimonio de Marcelo y Josefa, el matrimonio que cuidaba a la señora de 73 años, una docente jubilada, dijeron que no había vuelto de ver a sus parientes en Santa Fe.

Sin embargo, la noche del miércoles pasado fueron detenidos y acusados de ser los responsable del asesinato.

El viernes previo, los acusados habían solicitado la búsqueda de paradero de la víctima y el fiscal Adrián Spelta estimó, en base a peritajes, que el crimen fue cometido ese mismo día en la vivienda que compartían los tres. El funcionario planteó un “motivo económico” detrás del homicidio: querían quedarse con la propiedadad.

Los restos de María Isabel "Titi" Ruglio habían sido arrojados al agua dentro de bolsas de residuos, pero no presentaban un estado avanzado de descomposición. El cadáver descuartizado pasó varios días sin ser identificado.

El rostro se conservaba en buenas condiciones, pero el tiempo pasó y nadie la reconoció hasta que un familiar de la capital provincial se comunicó con la sede local del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y, a partir de las huellas dactilares, corroboraron que se trataba de ella.

El peritaje con luminol también dio positivo y ratificó la teoría de que los inquilinos descuartizaron el cadáver en ese sitio antes de llevarlo al arroyo.

Para cubrirse hicieron una denuncia el 7 de febrero por la desaparición de la víctima, aunque ahora deberán responder ante la Justicia por el homicidio.

La mujer detenida es española y hace poco se había casado con su compañero. "Titi", como conocían en el barrio a la dueña, les había abierto las puertas de su hogar a cambio de que la cuidaran.