Ciudad de México.-Kylian Mbappé hizo saltar todas las alarmas en el regreso de la competición oficial para el Paris Saint-Germain. El delantero galo se marchó lesionado a la media hora de partido, después de recibir una salvaje entrada del defensor del Saint-Etienne, Perrin, que fue expulsado en la final de la Copa de Francia. Tal fue la gravedad del impacto que Mbappe se retiró llorando del terreno de juego.

Mbappé había sido el gran protagonista del 1-0, único gol hasta el momento de la entrada en el encuentro, gracias a una arrancada del internacional francés, que acabó marrando el disparo, aunque Neymar convirtió en gol en primera instancia. El atacante estaba siendo el gran peligro del PSG, pero en el minuto 31, Perrin le frenó con una entrada criminal que le dobló el tobillo y le obligó a ser reemplazado por Sarabia.

A la espera de las pruebas que determinen el alcance exacto de la lesión, Mbappé es duda para el encuentro de cuartos de final de la Champions League que medirá al PSG con el Atalanta en Lisboa.

Dicho choque puede marcar el futuro de un proyecto preparado para llegar muy lejos en la máxima competición continental.