Ciudad de México.-A finales de junio, la británica Beth Pattinson, de 27 años, perdió la batalla contra el cáncer de pecho. "Nuestra hermosa Beth nos ha sido arrebatada de repente", escribió Craig Pattinson, su padre, el 28 de junio en una publicación de Facebook. Más de un mes después, la muerte de Beth volvió a ser noticia, ya que Craig dio detalles de lo que pasó para que no le suceda a ninguna otra familia.

De acuerdo con la BBC, se conoció que los médicos creyeron que una tos persistente que tenía se debía a un posible caso de coronavirus y no a la recurrencia de un cáncer del que ya se había recuperado dos veces.

La mujer había sido diagnosticada con cáncer por primera vez en 2016 y se sometió a sesiones de quimioterapia y radioterapia hasta que entró en remisión. Una año después (2017), le encontraron otro tumor, por lo que fue necesario retomar el tratamiento, dijo el mismo medio inglés.

Por eso, en marzo, Beth consultó a un oncólogo temiendo que la sintomatología significara que el cáncer había vuelto una tercera vez. Continuó empeorando hasta que, el 8 de junio, la hospitalizaron por neumonía asociada con Covid-19.

El contagio del virus fue descartado cuando llegaron los resultados de una prueba que le habían practicado antes de que entrara al Hospital Freeman, en el noroeste de Inglaterra.

Su padre dijo que fue necesaria una semana más para que descubrieran que su cáncer había regresado y peor que antes, pues hizo metástasis en los pulmones y ovarios.

No había mucho más qué hacer: Beth finalmente falleció el 27 de junio, tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

Tras su muerte, se realizó una colecta de fondos para Finn, su hijo, de cinco años. La petición fue hecha en GoFundMe y ya se han recaudado más 4500 libras esterlinas (más de 5800 dólares). Ese dinero irá a una cuenta reservada para "más tarde en su vida", escribieron los organizadores de la iniciativa.

De igual manera, Craig le dijo al canal británico ITV que la mejor manera de honrar la muerte de su hija es hacerse pruebas ante la sospecha de cáncer. Además, remarcó que "Beth no fue víctima de Covid-19, pero sí de las circunstancias de la pandemia".